El Supremo obliga a la Junta a dotar de un plan de calidad del aire a Salamanca por su alta contaminación

Gráfico de la emisión de partículas durante el estado de alarma en Salamanca.

El alto tribunal falla que la Junta tiene que elaborar planes de calidad del aire en determinadas zonas de Castilla y León, entre ellas, Salamanca.

La Sala III del Tribunal Supremo ha confirmado la obligación de la Junta de Castilla y León de elaborar planes de calidad del aire para determinadas zonas al desestimar su recurso contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad que dio la razón a Ecologistas en Acción. Entre ellas, está Salamanca que tiene problemas de contaminación tanto en el municipio capital como en la provincia.

 

El informe anual de calidad del aire de Ecologistas en Acción vuelve a saldarse con mala nota para la atmósfera de Salamanca, una situación que solo los límites a la movilidad han logrado frenar en lo que va de 2020, pero no del todo. La atmósfera del principal municipio de la provincia no es saludable y eso es algo que ha podido no ayudar en la crisis del coronavirus: una mala calidad del aire ha favorecido mayor número de casos según algunos estudios y está demostrado que la contaminación favorece las enfermedades respiratorias.

 

Según el estudio que cada año publica la organización ecologista, la provincia y su municipio más poblado tienen un problema claro con el ozono, un contaminante altamente peligroso para la salud: puede causar problemas respiratorios, provocar asma, reducir la función pulmonar y originar enfermedades pulmonares. Una situación que no ha mejorado del todo en lo que llevamos de año pese al confinamiento, porque se han registrado picos de ozono y partículas.

 

En concreto, el Supremo desestima el recurso de Castilla y León contra la sentencia, de 19 de octubre de 2018, del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) que declaró la obligación de la Administración autonómica de elaborar y aprobar Planes de Calidad del Aire para las zonas de Salamanca, Duero Norte, Duero Sur, Montaña Sur, Valle del Tiétar y Alberche, Sur y Este de Castilla y León. El TSJCyL declaró esa obligación al estimar un recurso de Ecologistas en Acción.

 

La Comunidad de Castilla y León recurrió al Supremo la sentencia al entender que debía producirse con carácter previo una elaboración de planes estatales en la materia, que fueran tenidos en cuenta por los planes autonómicos. Por ello, creía que no tenía obligación de elaborar y aprobar los preceptivos Planes de Calidad del Aire para determinadas zonas respecto al ozono troposférico, de modo autónomo y al margen de la elaboración de Planes estatales específicos sobre tal contaminante, han informado a Europa Press fuentes del TSJCyL.

 

El Supremo, interprendota la Ley de calidad del aire, de 2017, y el Real Decreto relativo a la mejor de la calidad del aire, de 2011, destaca que dichas normas regulan de manera separada y autónoma los supuestos y circunstancias en las que el Gobierno, las comunidades autónomas y las entidades locales deben adoptar los correspondientes planes.

Comentarios

J 03/07/2020 20:03 #1
Curioso que con un tráfico casi nulo y empresas cerradas tengamos estos problemas. Leí el otro día que teníamos problemas con el aire que sube de Portugal y el que viene del centro de España. Quizás la solución no la tengamos nosotros y se tenga que mirar a otros sitios.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: