El Supremo da una esperanza a más de 5.000 profesores interinos que se van a la calle cada verano

Una sentencia del alto tribunal declara nulo despedir a los interinos el 30 de junio y ahorrarse los sueldos de julio y agosto. En Castilla y León son un 21% de la plantilla, más de 5.400 este curso.

La sentencia del Tribunal Supremo que anula los despidos en verano a los profesores interinos y avala el pago de las nóminas de julio y agosto puede ser un paso decisivo para que cambie esta situación. La sentencia se refiere a un caso de Murcia, aunque no es la primera vez que la justicia da la razón a un docente interino en esta cuestión. Y toda vez que algunas comunidades han dado pasos para revertir esta situación, los más de 5.000 interinos de la educación secundaria de Castilla y León pueden verse afectados.

 

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha declarado nulo de pleno derecho el cese el 30 de junio de los profesores interinos de centros no universitarios que son contratados en septiembre para ejercer durante todo el curso escolar, sin pagarles los meses de julio y agosto. El alto tribunal se pronuncia contra una resolución del tribunal superior murciano que le daba la razón a la administración autonómica cuando hacía lo habitual: despedir en junio a los interinos y no pagarles julio y agosto, aunque se les fuera a contratar en septiembre.

 

La medida se generalizó con los albores de la crisis. La Junta de Castilla y León la anunció en 2011 en medio del ajuste severo de los gastos de la administración, junto a otras como añadir dos horas y media a la jornada de los empleados públicos o la eliminación del complemento empresarial en caso de baja. Hasta entonces, los interinos estaban contratados en julio y agosto de cara a los exámenes extraordinarios y cesaban con el final real del curso, en septiembre, antes del comienzo del nuevo y de la asignación de plazas. Desde 2011, pasaron a ser despedidos para no cobrar esos dos meses de verano.

 

En Castilla y León, según datos de CSIF, la tasa de interinidad en la educación ronda este curso 2017/2018 el 21%, es decir, uno de cada cinco profesores es interino: en total, 5.463 entre todas las enseñanzas, un 20% más que el curso pasado. Estos más de 5.000 docentes se van ahora a la calle cada mes de junio sin derecho a cobrar los meses de verano, de nula actividad docente, pero de paso también se quedan sin acumular antigüedad y pierden derechos laborales. Cerca de 200.000 docentes del país se van a la calle cada verano.

 

Sindicatos como CSIF han hecho saber a Educación que es imperioso recuperar los derechos perdidos por los docentes en 2011. Piden, fundamentalmente, volver a las 17 horas lectivas en Secundaria y Otros Cuerpos y 24 en el de Maestros, asumir ratios de alumnos más adecuadas para cumplir mejor con la educación inclusiva e individualizada, y sustituir a los profesores cuando se encuentran enfermos, ha defendido su responsable, Isabel Madruga.

 

CSIF recuerda el Acuerdo Marco alcanzado en octubre de 2015 con la Junta para la legislatura 2015-2019, con el objetivo de recuperar derechos de los empleados públicos. Con ese consenso "pudimos comprobar la sintonía y la favorable actitud de la Junta de Castilla y León con los problemas derivados del empeoramiento de las condiciones laborales de los empleados públicos, en general, y de los docentes, en particular". Así que se abre la puerta a la recuperación de estos recortes.

Noticias relacionadas