El Supremo anula de manera definitiva el millonario contrato del bus urbano de Salamanca
Cyl dots mini

El Supremo anula de manera definitiva el millonario contrato del bus urbano de Salamanca

Presentación de los nuevos buses urbanos de Salamanca, doce vehículos de gas.

El Tribunal Supremo rechaza el último recurso de la actual concesionaria y el Ayuntamiento tendrá que volver a licitar el mayor contrato de la era Mañueco.

El Ayuntamiento de Salamanca abrirá un nuevo concurso para la concesión del servicio municipal de transporte, una vez el Tribunal Supremo ha rechazado el recurso presentado por la empresa Salamanca de Transportes ante la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. Así será tras tumbar el Supremo el último recurso, presentado por la actual empresa concesionaria, con lo que se anula definitivamente el que es el mayor contrato de la era Mañueco, con más de 140 millones de euros de cuantía. El contrato, que se adjudicó el día 3 de abril de 2014 por doce años, tiene un importe de 144 millones de euros y ahora es técnicamente ilegal. 

 

El contrato llevaba años en el alero porque su pliego de condiciones estaba bajo sospecha. Desde que se adjudicó, en 2014, había dudas sobre si se había diseñado el pliego pensando en que se lo volviera a adjudicar la empresa que había prestado el servicio durante 30 años, que fue la que finalmente se lo llevó. En enero de 2014, un recurso especial de Globalia paralizaba el proceso de adjudicación del contrato.

 

La empresa de Juan José Hidalgo decidió recurrir la adjudicación porque consideraba que se había diseñado el pliego de condiciones para dejarla fuera y favorecer a la empresa que ya gestionaba el servicio, y que fue la adjudicataria en 2014. Además, incumplía el límite legal de diez años de concesión, y se adjudicó por doce. Y así se ha confirmado ahora.

 

El último revés fue el pasado marzo de 2018 cuando una sentencia del TSJCyL anulaba el contrato. El equipo de gobierno renunció entonces a un recurso por las escasas probabilidades de éxito, pero sí lo planteó la empresa concesionaria, ante el Supremo, que ahora ha decidido no admitirlo.

 

Ahora el consistorio verá como se anula el mayor contrato municipal de la 'era Mañueco-Carbayo'  y tendrá que decidir qué hacer con la cuestión a pocos meses del final de la legislatura. El servicio se seguirá prestando con normalidad en todo caso, pero habrá que ver las consecuencias de la anulación, ya que la concesionaria actual podría sentirse perjudicada y solicitar indemnización.

 

Sobre este nuevo concurso, el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, ha explicado que procederá a abrir el proceso cuando el Consistorio tenga conocimiento de la resolución judicial. No obstante, a la espera de aplicar la nueva concesión, el regidor municipal ha remarcado que la situación actual "no afectará al servicio", que seguirá "con la misma calidad", con la actual flota de vehículos, que son "muy modernos", y con unas tarifas "muy asequibles" y que se mantendrán según los precios estipulados.