El suizo Dillier se lleva la fuga del día y Jungels sigue líder del Giro

Dillier celebra su victoria ante Stuyven en el Giro

El ciclista suiza Silvan Dillier, del BMC Racing, se llevó la sexta etapa del Giro de Italia, disputada entre las localidades de Reggio Calabria y Terme Luigiane, de 217 kilómetros, tras imponerse este jueves al sprint a dos de sus compañeros de una fuga que fue capaz de sorprender al pelotón.

El recorrido se prestaba a un nuevo intento de llegada masiva en la 'corsa rosa', aunque con el añadido de un empinado final de casi dos kilómetros que abría también la posibilidad a que alguno de los aspirantes al podio pudiese probar fortuna para arañar valiosos segundos.

Pero no fue así. El grupo principal 'consintió' la casi siempre habitual fuga de la jornada, pero el quinteto de 'aventureros' en esta ocasión supo colaborar y jugó bien sus opciones de gestionar su buena ventaja para jugarse entre ellos el prestigio de la victoria en una 'grande'.

Los protagonistas fueron el belga Jasper Stuyven y el danés Mads Pedersen, ambos del Trek, el austriaco Lukas Pöstlberger (BORA), ganador de la primera etapa de la 'corsa rosa', el suizo Silvan Dillier (BMC) y el italiano Simone Andreetta (Bardiani-CSF). Los cinco se pusieron manos a la obra y llegaron a alcanzar casi nueve minutos de renta.

A partir de ese momento, el pelotón comenzó a trabajar, sobre todo gracias al impulso del Cannondale, que no funcionó como se esperaba porque el quinteto mantuvo su ritmo y gestionó a la perfección su ventaja para llegar a los kilómetros finales con la suficiente para jugarse la victoria en Terme Luigiane.

El Trek tenía muchas esperanzas por contar con dos componentes, pero finalmente sólo le quedó la baza de Stuyven porque Pedersen se descolgó tras su trabajo para su compañero a falta de seis kilómetros para la meta. El belga y Pöstlberger probaron las fuerzas del resto con dos ataques, pero sólo hicieron mella en Andreetta, que tampoco pudo mantenerse.

De este modo, la victoria quedó reducida a Stuyven, ganador de una etapa de la Vuelta a España de 2015, Pöstlberg, ganador hace una semana en el Giro, y Dillier, corredor curtido en la pista y el único de los tres que no tenía una victoria en 'grande', pero que terminó siendo el más fuerte.

El austriaco y el belga abrieron un pequeño hueco por el que se coló con fuerza el suizo, al que sólo pudo seguir un Stuyven, incapaz de encontrar el premio a su trabajo y el de Pedersen. Por detrás, no hubo amagos de ataques, todos los favoritos llegaron juntos y Jungels mantuvo el maillot rosa un día más.