El servicio de conserjería del Ayuntamiento sólo tiene que mantener a ocho trabajadores con contratos precarios

TRIBUNA.

La nueva concesionaria sólo tendrá que subrogar ocho contratos, todos fijos discontinuos o a tiempo parcial, y que está obligado a tener un mínimo de doce personas en plantilla cuando hacen falta 21 para hacer las 38.400 horas del contrato.

El controvertido contrato del servicio de conserjería del Ayuntamiento de Salamanca, externalizado desde hace unos años y en manos de una empresa privada (Clequali), arroja algunos datos relevantes en su nuevo pliego de condiciones para su futura renovación. El contrato, que tiene un valor de más de dos millones de euros, ha sido muy discutido por la oposición por los bajos salarios que se van a pagar a los trabajadores, que cobrarán el SMI, algo más de 700 euros/mes. 

 

Sin embargo, lo que más dudas arroja es la formación de la plantilla. Según el pliego de condiciones, la nueva empresa concesionaria está obligada a subrogar al personal actual, es decir, a contar con los trabajadores que están ya en nómina. Hasta ahí, todo normal: esto es lo habitual en muchos contratos de servicios municipales. Pero es que la plantilla a subrogar es de sólo ocho personas, muy lejos de lo que hace falta. Y, además, y según la cláusula 20.2, la empresa está obligada a mantener un mínimo de doce personas. 

 

Además, y según el anexo en el que se recogen los contratos de los ocho trabajadores que habrá que subrogar, se trata de empleo precario. De los ocho contratos, tres son indefinidos a tiempo parcial y el resto, otros cinco, son fijos discontinuos, tres indefinidos y tres bonificados.

 

Sin embargo, y según los cálculos realizados en la última comisión informativa de contratación, en la que se trató este contrato, la plantilla necesaria es de 21 personas si se quieran cumplir las 38.400 horas de trabajo necesarias para atender los 21 centros municipales en los que van a trabajar como conserjes los contratados.

Noticias relacionadas