El sector, expectante ante el informe de Cañete sobre las modificaciones en la Norma de Calidad

Los profesionales del sector del ibérico en Salamanca y Castilla y León esperan pequeños cambios en la ley

La Norma de Calidad del Ibérico va a cambiar y el sector lo sabe, pero espera con ansia y una calma agitada el documento de Arias Cañete que saldrá a la luz el lunes y que marcará el futuro del sector en Guijuelo, Salamanca y Castilla y León. En principio, todo hace indicar que la norma será un consenso de todas las partes y no excluirá a nadie tal y como le pidió la delegación salmantina al propio ministro en un encuentro celebrado en Madrid.

La postura de Castilla y León se centra en la disminución de menciones alimentarias de las cuatro actuales a dos, que serían cebo y bellota.

En el primero de los casos, desde la consejería de Agricultura han pedido el establecimiento de parques al aire libre para los animales, así como un espacio “mínimo” en las cochiqueras de dos metros cuadrados para cada individuo. También se establecería una disposición adicional que mantuviera la posibilidad de comercializar las distintas piezas “de acuerdo con la norma actual”.

En lo que se refiere a la bellota, el acuerdo castellano y leonés propone una reducción del número de cerdos por hectárea de los dos actuales a 0,6, de forma variable en función de las condiciones climáticas, pero con un máximo “de un cerdo por hectárea”.

En cuanto a la cuestión racial, Silvia Clemente ha señalado como “imprescindible” el mantenimiento de las denominaciones ‘Ibérico Puro’ e ‘Ibérico’, ya que incluir este segundo en otra denominación que penalice podría denostar las producciones.

De este modo, la consejera Silvia Clemente, que ha reconocido los logros para el sector de la vigente norma, ha advertido de que tiene una “excesiva complejidad que le ha impedido desarrollarse, a lo que se suma que la mayoría de los sistemas de control no han funcionado”.

Clemente ha destacado el "esfuerzo" de todas las partes en Castilla y León para consolidar este acuerdo "de mínimos" sobre la nueva norma, ya que han constituido una "bandera de unificación de cara al exterior" y se mostrado dispuesta a "contribuir en todo lo posible" para "mejorar la norma" de acuerdo con el Ministerio.

La responsable autonómica de Agricultura y Ganadería ha recordado que el sector del ibérico produce en Castilla y León el 41 por ciento del total porcino, con 352 sociedades registradas y 2.000 explotaciones que dan empleo a más de 6.500 personas y generan más de 15.000 puestos de trabajo indirectos, según los datos de la consejera, que también ha subrayado los más de 600 millones de euros de volumen de negocio anual en la Comunidad, donde existen más de 100.000 cabezas que suponen el 35 por ciento del total nacional.

Asimismo, en Castilla y León se mata el 70 por ciento de todos los cerdos ibéricos del país y se comercializa el 50 por ciento de los jamones, paletas y carne fresca, la cual ha pasado a estar etiquetada "gracias a la vigente norma", un "logro" destacado por Clemente.

¿La solución? El lunes, ojalá que con buenos resultados para Guijuelo, Salamanca, castilla y León pero, especialmente, el sector del ibérico.