El Salmantino saca su versión seria para avisar de que está de vuelta

Murci marcó el primer gol del encuentro (Foto: Diego Blanco)
Ver album

El Salmantino vence con solvencia al Zamora, 2-0, en un encuentro en el que no necesitó grandes alardes sino seriedad y efectividad para sumar tres puntos con los que deja el aviso de que no renuncia a ser el que mande en la Liga. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

SALMANTINO UDS: Rodri, Tyson, Marco, Teje, Coque, Jehu, Garban, Amaro (Emilio, min. 84), Juanan (Miguel Ángel, min. 74), Martín Galván, Murci (Ortiz, min. 80).  

 

ZAMORA: Berlana, Adrián, Levas, Charly, Yon, Encinar (Bueno, min. 78), Dani Hernández, Carlos Ramos, Javi Rodríguez (César Simón, min. 71), Sopale, Diego Ortiz (Iñaki, min. 63). 

 

ÁRBITRO: Eder Mallo Fernández. Mostró cartulina amarilla al local Coque y al visitante Adrián. 

 

GOLES: 1-0, min. 24, Murci. 2-0, min. 61, Martín Galván. 

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 26 de Liga disputado en el estadio Helmántico. 

Salmantino y Zamora sabían que su duelo en el estadio Helmántico tenía trazas de final para uno y otro. Por un lado los locales necesitaban no fallar para ganar en serenidad y no dar la oportunidad a rivales directos de distanciarse o acercarse porque la igualdad es máxima y para la escuadra zamorana los tres puntos en juego suponían casi la última oportunidad de engancharse a esa lucha de 'gallitos'. Por eso se esperaba un duelo igualado y jugado de poder a poder y así fue en su presentación. 

 

Mucho respeto hasta que el primero en poner a prueba a uno de los dos guardametas fue el Zamora por mediación de Carlos Ramos que a los ocho minutos ejecutó una falta varios metros por detrás de la frontal y obligó a actuar a Rodri. El meta repelió a córner el balón que buscaba la base de su poste derecho. La realidad es que transcurrió el primer cuarto de hora de partido sin que el conjunto zamorano permitiera alegrías al Salmantino, al que le costaba retener el balón más allá de la línea de medio de campo ni cuando lo intentaba raseando con combinaciones en corto ni buscando cambios en largo que casi siempre morían despejados por la zaga visitante. Las dos líneas situadas por delante de su frontal le daban resultado y hubo que esperar hasta el minuto 18 para que llegara el primer intento local en un disparo lejano de Amaro que atajó el guardameta. 

 

Lo que al menos conseguía el Salmantino con el paso de los minutos era hacerse con el control casi absoluto del esférico porque el Zamora cada vez se retrasaba más sobre su frontal, limitándose a despejar y a buscar alguna salida a la contra. Una opción peligrosa porque los locales cerca de la portería tienen recursos para resolver y así lo demostraron por el centro en una acción que a priori no parecía tener peligro. Coque en la frontal intentó superar a la defensa con un pase interior buscando a Galván que remató al muñeco quedando el balón muerto para que Murci marcara a puerta vacía en posición discutida por los defensas visitantes. El colegiado no tuvo dudas y dio el gol. 

 

Importante ese 1-0 tal y como iba el duelo y más porque el Zamora es otro de esos equipos de de la nada te hace una ocasión y así lo demostró a la media hora Sopale en una acción en la que se internó en el área, recortó y chutó para llevar el balón muy cerca del palo derecho, a punto de sorprender. Y es que con el paso del tiempo los equipos iban teniendo menos dificultades para llegar a las áreas rivales y Amaro en un disparo que le quedó después de un despeje pudo hacer el segundo pero la empalmó con demasiada fuerza y se le fue ligeramente arriba.

 

El Zamora acabó el primer tiempo intentándolo a balón parado y en centros desde las bandas, principalmente la derecha, pero la realidad es que llegaba bien a esas posiciones sin ser capaz de concretar buenos envíos. Sensación de tener opciones de llegar con peligro que no se concretaba en ocasiones. 

 

Por eso el Salmantino estaba sobreaviso y salió mucho mejor en la reanudación. Mejor porque ya no dejó vías de entrada a su área al rival esperando con paciencia su momento para poner la puntilla al partido y esa oportunidad llegó pronto. Transcurrida media hora de juego Tyson centró hacia el área zamorana, rechazó la defensa pero se la dejó franca para Martín Galván soltara un chut tremendo e hiciera el 2-0. 

 

El partido era de Salmantino, no sólo por la ventaja en el marcador sino también por la sensación de dominio y de seguridad ya que el Zamorano ya si que no inquietaba al equipo de Pablo Cortés que parecía más en disposicón de hacer el tercero. Estuvo cerca Garban