El rito imprescindible de Julio Robles ante sus grandes tardes, legado de Salamanca

Imagen de Julio Robles antes de salir a la plaza (Foto: T. Navarro)
Ver album

El 14 de enero se cumplen 19 años de la muerte del diestro. El Museo Taurino guarda todos sus recuerdos. 

El toro como representación de la fiesta, la vida y la muerte es una constante en el arte en todas sus manifestaciones. Esto no podía pasar desapercibido en una tierra tan taurina como Salamanca, y de ello deja buena cuenta el Museo Taurino, que fue creado por la Federación de Peñas Taurinas 'Helmántica', y  que este 2020 cumple 27 años desde su inauguración.

 

Este tesoro escondido en el centro de Salamanca, concretamente en la calle Doctor Piñuela. Comenzamos este viaje por la hisoria de la tauromaquia charra de la mano de Pablo del Castillo. Toca recordar a Julio Robles, quien no fue siempre figura pero sí "una debilidad de la afición charra". No falló ni una sola Feria y se convirtió en un icono de La Glorieta en la década de los 80. 

 

Pablo del Castillo, el encargado del Museo Taurino (Fotos: T. Navarro) 

 

Imposible no respirar y no sentir el toreo elgante y serio en un lugar tan acogedor y porqué no, 'de luces'. Robles falleció a los 49 años en la clínica Santísima Trinidad el 14 de enero de 2001, aunque para los aficionados al toreo en Salamanca su figura perdurará por siempre. A buen seguro hoy le recordarán su majestad 'El Viti' o El Capea, una terna que fue cartel de lujo en muchas ferias de la plaza de toros salmantina. 

 

 

Robles sufría tetraplejia desde el percance que tuvo en la plaza francesa de BézIers el 13 de agosto de 1990. Desde entonces, su estado de salud tuvo momentos muy delicados. Aquel enero de hace diecinueve inviernos fue operado a vida o muerte.

 

Así rezaba el parte médico: "A las 17.05 don Julio Robles Hernández, de 49 años, ha fallecido por parada cardiaca sin respuesta a medidas de reanimación cardio-pulmonar avanzada. El paciente ingresó con carácter urgente el día 13 a las 07.30 horas y le fue diagnosticado un abdomen agudo y shock séptico".

 

Posteriormente ,el 15 de enero, Robles daría su última vuelta al ruedo. Como no podía ser de otro modo fue en la Glorieta y toda su querida Salamanca le acompañó para dar el último adiós antes de ser enterrado en Ahigal de los Aceiteros.

 

Tiempo después el panteón de la tumba del diestro fue destrozado por unos vándalos que, además, robaron el busto del matador. Sobre el panteón derramaron pintura de color rojo y por detrás pusieron con pintura negra: "toreros asesinos".

 

La sala de Julio Robles 

El Museo Taurino de Salamanca tiene hoy por hoy una sala en la que se agolpan algunos recuerdos del diestro, como el terno rosa y oro, vestido que Julio Robles utilizó en su debut con picadores en la ciudad de Lérida. 

 

 

También se exhibe la cabeza de Jaranero, uno de los toros más destacados en la trayectoria del matador salmantino. Lo estoqueó en la Feria de San Isidro de 1978, pertenecía a la ganadería de Eugenio Lázaro Soria y le cortó una oreja. 

 

Cabe destacar también la escultura en bronce de Amable Diego, "había dos, una está en el museo y la otra estaba en la tumba que profanaron en Ahigal de los Aceiteros donde está enterrado. El deseo de Julio Robles es que todas sus pertenecias estuvieran reunidas"

 

El ritual antes de salir a la plaza 

Sin duda un innumerable número de objetos personales con un incalculable valor sentimental, como la capilla que portaba de hotel en hotel antes de vestirse para salir a la plaza. Con ella se encomendaba a Dios y la Virgen para que velaran por su vida, todo ello, bajo la atenta mirada de sus padres en una fotografía también inseparable. 

 

 

Entre los trofeos, destaca el estoque de plata de Málaga del año 1989, "se lo entregaron años más tarde, despues de la cogida. La albahaca de plata, un premio que se da en Huesca a la mejor faena de la feria, se la dieron en el año 1990".

 

 

Comentarios

Taurómaco 18/01/2020 10:46 #1
Afortunadamente el mundillo del toro sólo podrá recordarse en libros. Ya va siendo hora de que se ponga final a esta costumbre bárbara.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: