El Río Frío: naturaleza y armonía en la provincia de Salamanca

(Foto: EP)

Se trata de una piscina natural que guarda todos los ingredientes para disfrutar del río, como espacio salvaje, sin tener que renunciar a la comodidad que ofrece una ladera con césped o una bajada al agua con escalera o rampa para evitar percances.

Por la cara norte de la Sierra de Gata baja el Río Frío, un afluente que, hasta llegar al río Águeda, con parajes llamativos y rincones aptos para las actividades acuáticas, como el situado en el término municipal de Villasrubias (Salamanca).

 

Se trata de una piscina natural que guarda todos los ingredientes para disfrutar del río, como espacio salvaje, sin tener que renunciar a la comodidad que ofrece una ladera con césped o una bajada al agua con escalera o rampa para evitar percances.

 

Para llegar, desde Salamanca, hay que acercarse a Ciudad Rodrigo y, una vez allí, coger la carretera que dirige hacia El Bodón, que se cruza y se sigue hacia adelante. Y, tras pasar Robleda, el siguiente pueblo es Villasrubias. Una vez en él, a unos dos kilómetros, por esa misma carretera, el río y su piscina natural aparecen en el camino.

 

Una vez allí, el visitante puede disfrutar de un aparcamiento y acceder a un merendero, lleno de sombra, con mesas y bancos de piedra. No faltan dos establecimientos en los que comer o tomar algo también si se desea.

 

Y, a unos metros, en medio de robles y pinos que comandan la zona, aparece una zona de césped en la que poder tumbarse y disfrutar de la jornada a orillas del Río Frío, en un enclave también próximo al puente y a la pesquera.

 

Respecto a esa zona de baño, el visitante puede acceder al río por varios puntos, por una rampa o por varias escaleras, ya que el lateral está habilitado sin irregularidades en el terreno. Y, una vez en el agua, el usuario puede disfrutar del caudal.

 

Incluso, la zona está preparada para los más pequeños, pues los niños cuentan con una zona pensada precisamente para ellos, donde hay una profundidad baja, con accesos preparados, con un suelo regular bajo el agua y con una estructura metálica que evita que puedan acceder a la zona de mayor nivel de profundidad.