Actualizado 06:16 CET Versión escritorio
Salamanca

El retraso de la nueva ordenanza frena el endurecimiento de las multas por no recoger las cacas de perro

MUNICIPAL

La redacción de la nueva ordenanza está terminada, pero su aprobación lleva casi dos años parada. Subiría las sanciones e incorporaría medidas contra el maltrato o por la convivencia.

Publicado el 24.04.2019

El día después de las próximas elecciones municipales, la ordenanza sobre animales de compañía de Salamanca cumplirá 20 años vigencia en los que se ha quedado claramente obsoleta. Esta legislatura podía haber sido la de su actualización, y de hecho se ha trabajado intensamente para ello, tanto que ya se conoce un nuevo proyecto de ordenanza con numerosas novedades y adelantos como un censo, cambios en el servicio de recogida de animales o perseguir el maltrato de los animales con una oficina municipal que recoja denuncias, algo que ha vuelto al debate con motivo precisamente de la campaña de las elecciones generales: Cs ha propuesto castigar más duramente a quienes abandonan o maltratan animales.

 

Sin embargo, nada de todo eso está a día de hoy en marcha, y empaña la labor que sí se ha hecho a lo largo de la legislatura. La ciudad ha incorporado numerosas zonas para perros en parques y jardines, vallados y acotados, con el equipamiento necesario; la labor de concienciación con el reparto de bolsas; o la futura mejora de las instalaciones municipales. Y hace años que se puso en marcha el debate de la nueva ordenanza que aguraba muy buenas perspectivas. Fue en marzo de 2016, a propuesta de Cs, y con la aprobación el pleno por parte de todas las fuerzas. Se creó una comisión que arrancó con fuerza, pero que incomprensiblemente no ha entregado resultados finales. Algo que queda en el 'debe' de todos los grupos municipales.

 

El próximo mes de junio se cumplirán dos años desde que hubo noticias de esta ordenanza por última vez. Desde entonces, la concejalía de Salud Pública y Medio Ambiente tiene el proyecto parado y nada más se ha sabido de la labor del grupo de trabajo creado. PSOE, Ciudadanos y Ganemos han manifestado su extrañeza por la situación, y la contrariedad de los concejales que han trabajado en ella.

 

La ordenanza ha tenido copiosas aportaciones de los grupos municipales para frenar algunas de las cuestiones en conflicto entre ciudadanos y propietarios y sus mascotas. Ahí está el problema de las deyecciones de perros, que no todos los dueños recogen como dice la ordenanza actual. Según datos municipales, en 2016 se pusieron 342 multas y en 2017 fueron 374 expedientes resueltos. Sí se vigila (y multa) mucho infracciones como llevarlos sueltos

 

Para mejorarlo, se ha propuesto el aumento de nivel de esta infracción, que pasaría de leve a muy graveSólo con eso la multa pasaría de 30-150 euros actuales a una horquilla de 1.500-15.000 euros. Esta cuantía, que parece elevada, es la que recoge la actual ordenanza municipal sobre animales de compañía... con las multas todavía en pesetas

 

El segundo paso sería identificar a los infractores. Para ello, el PSOE ha propuesto introducir un censo del ADN de los animales, aunque hay dudas sobre si es totalmente eficaz. Este dato se incorporaría a los que ya se incluyen en el chip identificativo obligatorio.

 

Más allá de las normas punitivas, la ordenanza persigue mejorar la convivencia y el trato de los animales de compañía en Salamanca. Cs ha pedido en campaña que el Código Civil deje de considerarlos como objetos o que se puedan imponer castigos más duros a quienes los abandonan, maltratan o matan, algo que ya se incluía en las propuestas del grupo municipal de Cs de hace más de tres años.

 

Para ello, es urgente mejorar el servicio de recogida de animales. Actualmente, la empresa que hace la recogida de animales en la capital tiene sus instalaciones a 90 kilómetros, en Ciudad Rodrigo. El Ayuntamiento se plantea construir unas nuevas instalaciones municipales y, de hecho, hay presupuesto del superávit para hacerlo. Actualmente se usan instalaciones en la zona del antiguo depósito de vehículos y otras en el Motalvo, pero son estrictamente para estancias temporales. Parece lo más conveniente ya que tras varios intentos fallidos de adjudicar el contrato ha habido que darlo de manera provisional.

COMENTARComentarios