El reto (imposible de cumplir) de Sánchez: rebajar los contagios de Covid del máximo a nada
Cyl dots mini

El reto (imposible de cumplir) de Sánchez: rebajar los contagios de Covid del máximo a nada

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El presidente del Gobierno reta a reducir el nivel de incidencia de la pandemia en España de su situación actual, cuando está por encima de lo vivido en marzo en contagios diarios, a prácticamente nada.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha fijado como objetivo que España se sitúe "por debajo" de la incidencia de 25 casos de COVID-19 por 100.000 habitantes en los últimos 14 días para doblegar la curva. En estos momentos, el jefe del Ejecutivo ha recordado que la cifra se sitúa en 348, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Sanidad.

 

El reto se presenta así como un imposible. Se trata de rebajar la cifra de contagios a un nivel catorce veces inferior al actual. Es decir, reducir el nivel de incidencia de la pandemia en España de su máximo actual, cuando está por encima de lo vivido en marzo en contagios diarios, a prácticamente nada. El índice de 25 casos por 100.000 habitantes es el que marcan muchos países europeos para actuar, mientras España ha dejado subir la cifra por encima de 300 de manera global, por encima de mil durante días en zonas urbanas como Madrid y tiene a varias comunidades por encima de 500.

 

"Tenemos mucho camino por recorrer, pero estoy convencido de que lo vamos a poder lograr si tenemos la máxima disciplina social y contamos con la máxima resistencia y con moral de victoria. Lo hicimos en la primera ola y lo podemos volver a lograr. Para conseguirlo, se requiere la movilización de todas las administraciones y los ciudadanos. Podemos volver a contener el virus si todos cooperamos", ha reclamado Sánchez en una declaración institucional desde el Palacio de La Moncloa para analizar la evolución de la pandemia en España.

El presidente ha apelado a la "máxima colaboración, conciencia y disciplina ciudadana" para doblegar de nuevo la curva del COVID-19, tal y como se consiguió con la primera ola, pero ha reconocido que "los próximos meses serán duros, muy duros". "Contamos con la experiencia de haber doblegado la curva una vez, pero tenemos que evitar a toda costa el confinamiento domiciliario como en primavera. Para ello, debemos ser disciplinados y concienciados al máximo", ha insistido.

Pese a que ha puntualizado que "la situación no es comparable a la del 14 de marzo", cuando se decretó el estado de alarma por primera vez, Sánchez ha advertido de las "consecuencias" sobre la "vida social" y el "impacto económico" que tendría un nuevo confinamiento en casa. "Debemos todos, las administraciones, partidos y cada uno de los ciudadanos, recordar cómo frenar al virus y actuar en consecuencia", ha esgrimido.

En este sentido, ha argumentado que "el virus no viaja solo, sino entre personas", por lo que para contener los contagios ha pedido "reducir la movilidad y los contactos entre personas". "No hay otra solución, no hay otra alternativa. Reduciendo contagios estamos salvando las vidas de muchas personas y, de ese modo, empleos y empresas, consolidando la recuperación de nuestra economía", ha agregado al respecto.