El registro de la jornada cumple cuatro meses y los sindicatos anuncian el fin de la 'tregua'
Cyl dots mini

El registro de la jornada cumple cuatro meses y los sindicatos anuncian el fin de la 'tregua'

Máquina de fichar en el Ayuntamiento de Salamanca. Foto: F. Oliva

Los sindicatos activan este mes una mayor vigilancia en las empresas donde tienen delegados sindicales. Dicen que no ha habido denuncias y esperan posibles inspecciones de trabajo.

El pasado 12 de mayo fue el primero en el que miles de empresas tuvieron que cumplir la nueva ley que obliga a registrar la jornada horaria que hacen todos sus trabajadores. La norma se estrenó rodeada de dudas, con la incógnita de cómo había que cumplirla y el miedo a las multas, que pronto se disipó tras anunciar la administración un período de gracia para dar tiempo a las necesarias consultas y permitir la puesta en marcha de los sistemas de control. El Gobierno tuvo que explicar las claves para cumplir el registro de la jornada y tuvo que publicar una guía a las pocas horas. Sin embargo, esa 'tregua' puede estar llegando a su fin.

 

En los más de cuatro meses de implantación de la ley, las empresas se han afanado por averiguar cómo había que cumplir la obligación. Ha habido muchas consultas, 'pruebas' para verificar la validez de determinados sistemas y también alguna 'chapuza' producto de un hecho: pocas empresas sabían cómo cumplir. Este período de gracia ha servido para responder a muchas preguntas. Y este mes de septiembre puede ser el momento de dejar las probaturas.

 

Al menos, así lo quieren los sindicatos en Salamanca, que anuncian el fin de la 'tregua' tácita de los últimos meses. Según ha asegurado a este medio el secretario provincial de CCOO, Emilio Pérez, no hay constancia de denuncias a la Inspección de Trabajo por incumplimiento de la norma, pero los sindicatos van a poner en marcha este mes una mayor vigilancia. En concreto, activarán una mayor vigilancia en todas las empresas salmantinas en las que tienen delegados sindicales (unos 600 en toda la provincia).

 

Ahora falta saber cuál será la reacción de la Inspección de Trabajo. La clave es cuándo empezará a exigir en las empresas los ficheros con la hora de entrada y de salida de sus trabajadores. Hasta ahora, la actitud ha sido didáctica, centrada en las consultas y las dudas sobre cómo cumplir la normativa. En caso de haber existido denuncias, la inspección hubiera actuado de oficio.

 

Por ahora no hay noticia al respecto, y de hecho exigiría un plan de inspección que, en condiciones normales, tendría que esperar a 2020. El Gobierno ya tuvo que tranquilizar a las empresas anunciando una moratoria en las multas y que la inspección de Trabajo daría una tregua, pero pronto advirtió sobre una cascada de inspecciones porque nadie se había tomado "en serio" la  norma. Esa avalancha de verificaciones no se ha producido.

 

Se produzca o no, los sindicatos exigen un mayor control. Pérez asegura que muchas empresas han actuado de buena fe consultando el sistema para cumplir, pero que hay sectores donde hay resistencias a acatar la norma.