El rector defiende solvencia económica de la USAL y proyección VIII centenario

Hernández Ruipérez considera que la cancelación de la deuda histórica permitirá establecer "políticas más generosas de estabilización y promoción de la plantilla".

El rector Daniel Hernández Ruipérez ha defendido en la mañana de hoy ante el Claustro Universitario la buena situación que atraviesa la Universidad de Salamanca sustentada en una situación económica solvente, debido a la cancelación de la deuda histórica; un nuevo marco legal que permitirá el desarrollo de políticas más generosas de estabilización y promoción de la plantilla; y el desarrollo de la fase definitiva de la celebración del VIII Centenario, que tendrá su culminación en el curso 2017-2018.

 

Para Hernández Ruipérez la cancelación de la deuda histórica, que ascendía a 43 millones de euros en el año 2009, permitirá disponer el próximo año de 4 millones de euros más para programas académicos y el número de plazas de profesorado con vinculación permanente disponibles para su cobertura en 2018 será de unas 80, “lo que dará amplio margen para políticas más generosas de estabilización y promoción de la plantilla.”

 

“La deuda era una losa que ha lastrado durante muchos años los presupuestos universitarios consumiendo recursos que no han podido ser destinados a mejoras académicas. Y por supuesto, lo que es sumamente perjudicial, el endeudamiento al final limita la propia autonomía institucional”, subrayó el rector.

 

En su informe, con el que se abrió la sesión, resaltó el incremento del 5% en el presupuesto de la institución para el 2017 lo que permitirá, a su juicio, destinar “partidas importantes” al desarrollo de políticas específicas destinadas a la mejora académica global de la institución, esencialmente en cinco ámbitos: docencia, investigación, internacionalización, infraestructuras y conmemoración del VIII Centenario.

 

En este sentido destacó el impulsado dado al plan propio de apoyo a la investigación que contempla la incorporación de 17 investigadores predoctorales, con un total de 64, 8 posdoctorales y 6 de investigador distinguido, y la financiación de Unidades propias de Excelencia, dotada con 730.000 euros, así como la ayuda complementaria a 108 grupos de investigación, a los que se ha apoyado en función de resultados.

 

En el ámbito de la Internacionalización Hernández Ruipérez subrayó el apoyo dado al PDI en la petición de proyectos a través de la Oficina de Proyectos Internacionales, que ha permitido canalizar la solicitud de 40 proyectos Erasmus+, de los que 17 están coordinados por la Universidad de Salamanca, así como 90 proyectos dentro de H2020 e Interreg, 45 de ellos coordinados por profesores de la USAL.

 

El resultado es el logro de 21 proyectos de convocatorias anteriores, con una financiación total conseguida por la Universidad en esas convocatorias de unos 5,3 millones de euros, a los que hay que sumar los casi 4 millones de euros conseguidos en proyectos POCTEP por la Fundación General.

 

Mejora de las infraestructuras

 

Esta mejora de la situación económica también ha redundado en la inversión en infraestructuras centrada en los proyectos del VIII centenario y las obras de mejora en las facultades de Psicología y Ciencias Agrarias y Ambientales, zonas deportivas, eficiencia energética y de la accesibilidad a los edificios, conservación del patrimonio artístico y la transformación del comedor universitario de Peñuelas, en un nuevo espacio de estudio individual y trabajo en equipo para los estudiantes.

 

Asimismo, el rector informó que la tasa de reposición correspondiente al PDI de para 2017 asciende a 66, cifra que si bien mejora significativamente el número de años anteriores “sigue sin satisfacer nuestras necesidades y nos obliga a la reserva de un 15% de las plazas para la contratación de investigadores Ramón y Cajal”.

 

Por otro lado, en lo que se refiere al mapa de titulaciones, Hernández Ruipérez advirtió que la Universidad de Salamanca mantendrá una postura firme para evitar que se dupliquen títulos ya existentes en la comunidad autónoma y propondrá únicamente titulaciones nuevas de interés. Para el próximo curso, los estudiantes podrán optar por una oferta más amplia, integrada por 65 grados, 15 dobles titulaciones y 71 másteres.

 

También se ha reforzado la oferta virtual en titulaciones oficiales, que se cifrará el próximo curso en 13 másteres oficiales semipresenciales y un máster oficial a distancia, el de Geotecnologías Cartográficas en Ingeniería y Arquitectura. A esta apuesta por la virtualización han contribuido dos nuevos MOOC sobre el uso correcto del español y sobre el efecto de los tóxicos en el riñón.