El Rector de la USAL deja el Consejo Social en manos de La Gaceta
Cyl dots mini

El Rector de la USAL deja el Consejo Social en manos de La Gaceta

Reunión del Consejo Social de la Universidad de Salamanca

La máxima institución de la Universidad salmantina promueve una delegación de funciones del presidente del órgano que otorga todo el poder a dos consejeros de Gruposa, Pedro Díaz y Leopoldo Sánchez Gil.

Ante la necesidad de evitar que las ausencias del presidente del Consejo Social, Ignacio Sánchez Galán, obligadas por su complicada agenda empresarial, pudieran mermar el funcionamiento rutinario del consejo, hacía meses que desde la USAL se había empezado a urdir una fórmula que pusiera fin a este problema. En realidad este órgano no se distingue por su ‘vertiginosa’ actividad, se reúne poca veces al año y no dispone de un perfil público o mediático llamativo salvo en su última etapa. De hecho, en 2012, cuando Sánchez Galán accedió por primera vez a liderarlo como presidente, ese era precisamente uno de los objetivos del rector de la USAL, Daniel Hernández Ruipérez: aprovecharse de la proyección nacional e internacional del presidente de Iberdrola para darle ‘brillo y esplendor’ también al Consejo Social. Y en la primera parte del mandato, así fue, Galán ejerció como ‘embajador’ de la USAL en variadas ocasiones, logrando bastante repercusión en algunos de los actos presididos personalmente por el, bien en la propia USAL, bien fuera de ella representándola. Pero la agenda empresarial de éste se ha complicado bastante en los dos últimos años y su presencia en actos relacionados con el Estudio salmantino se ha reducido considerablemente.

 

Ante esta situación, y nuevamente sucumbiendo a la presión que el entramado de empresas de Gruposa (empresa editora del diario impreso La Gaceta Regional), realiza desde hace décadas en instituciones de todo rango y perfil en la provincia, el rector Daniel Hernández Ruipérez ha consentido esta vez que le impongan no uno, sino dos nombres para liderar el Consejo Social en ausencia de Sánchez Galán. Los ‘sustitutos’ en esta ocasión son el propio presidente del consejo de La Gaceta, Pedro Díaz, y otro de sus consejeros, Leopoldo Sánchez Gil, cuestión ésta que no ha caído nada bien en determinados estamentos universitarios. Varios miembros de los órganos de Gobierno de la USAL contactados por TRIBUNA, han manifestado su “estupor” y lo “kafkiano” que se considera este movimiento de Hernández Ruipérez. “Ya nos costaba sangre y sudor mantener a raya la presión sobre vicerrectores, directores de Departamentos, etc… para que la información y el flujo del dinero para publicidad se distribuyera con normalidad y no siempre acabaran en el mismo sitio, para que ahora nos metan a la zorra a cuidar el gallinero”, explica uno de ellos, que prefiere mantenerse en el anonimato por miedo a manifestar en público su oposición a los “tejemanejes” de La Gaceta en la USAL.

 

Otro claustral, miembro del Consejo de Gobierno, que también prefiere no dar la cara por temor a represalias, añade lo anormal que resultan estos nombramientos “cuando hay otros 28 miembros en el Consejo Social a los que se les podría haber propuesto, con más independencia, y varios con bastante preparación, desde luego”, señala.

 

Los nuevos ‘sustitutos’ llevan ligados al consejo de administración del diario salmantino varias décadas (Sánchez Gil es además, accionista fundador y Díaz lo preside desde 2004) y también coinciden en su pertenencia a distintos órganos y filiales de Iberdrola: Pedro Díaz es consejero de Iberdrola Generación y Sánchez Gil se sienta en el consejo de administración de Iberdrola Distribución.

 

De este modo, Díaz, en primer término, y Sánchez Gil, en su ausencia, tendrán capacidad a partir de ahora (el nombramiento se hizo público a través del Boletín Oficial de Castilla y León el pasado día 15), para: realizar las convocatorias de las sesiones de este órgano y la fijación del orden del día; presidir las sesiones, moderar el desarrollo de los debates y suspenderlos por causas justificadas;  ambos tendrán asimismo acceso al voto de calidad en caso de empate en las votaciones, podrán ordenar la ejecución de los acuerdos del consejo y autorizar con su visto bueno las certificaciones expedidas por el secretario; también se les autoriza a controlar el funcionamiento de los servicios y la ejecución de su presupuesto, y visar los actos y certificaciones de los acuerdos del consejo.

 

Pero la atribución de funciones realizada por el rector Ruipérez va más allá y se extiende también al máximo órgano de dirección académica, el Consejo de Gobierno de la Universidad, donde Díaz y Sánchez Gil ocuparán, sucesivamente, el lugar de Sánchez Galán. Y no quedándose ahí, en el mismo decreto se les declara también 'sustitutos en los órganos de gobierno de las sociedades y fundaciones’ en los que esté representado el presidente del Consejo Social.