El recorte de inversiones obliga a las ONG a buscar nuevos fondos

El Centro Julián Sánchez El Charro acogió ayer la segunda asamblea ordinaria de la Coordinadora de ONGD de Castilla y León que engloba a 69 entidades humanitarias, 19 de ellas de Salamanca, para hacer balance y establecer los planes de actuación para 2011. La crisis ha golpeado con fuerza a estas entidades que tienen como objetivo la búsqueda de nuevas líneas de financiación para seguir trabajando.
S. G. P.

La Junta ha recortado a casi la mitad la inversión que destinaba a las ONG –de 90.000 euros para 12 meses a 50.000 euros para 10– poniendo en peligro el futuro de las organizaciones más pequeñas. Por otro lado, de convenio de colaboración pasa a concesión directa, una opción más estricta que obliga a establecer cantidades y fechas concretas “lo que dificulta afrontar actividades que puedan presentarse a lo largo del mes”, explicó ayer a este periódico tras la asamblea el coordinador de la unidad territorial de ONGD de Salamanca, Manolo Rodríguez Fraile. Para evitar su cierre, las entidades acordaron para el próximo ejercicio diversificar la financiación a través de convenios con entidades locales, propuestas a cajas de ahorros, colaboración con universidades e inicio de contactos con empresas privadas.

Otro de los objetivos para el próximo año es la creación del Consejo Provincial de Cooperación que englobe a las 19 entidades humanitarias que hay en Salamanca. “Somos una de las pocas provincias que no cuenta con este órgano consultivo que incluye a representantes de las distintas instituciones y de las ONG para establecer las misiones a realizar en cada provincia”, explica Rodríguez Fraile. Lo que no les falta a las ONG son voluntarios y año tras año cuentan con gente dispuesta a dedicar parte de su tiempo ayudando a los demás, aunque nunca sea suficiente para sacar adelante todos los proyectos, pero no pueden decir lo mismo del apoyo del resto de ciudadanos.
“Cada vez es más complicado que se impliquen por eso queremos iniciar acciones más agresivas y novedosas”, apunta el representante de ONGD en Salamanca. Las entidades humanitarias quieren recuperar el espíritu de los años 90 y salir a la calle para despertar a la ciudadanía. “Es indignante que con la situación que está viviendo Haití nos quedemos paralizados”, critica Rodríguez Fraile.