El recibo de la luz de Salamanca, un 'susto' (pequeño) de 42 euros al mes de media

Los salmantinos están por debajo de la media nacional en gasto de electricidad, y eso se traduce en una factura un 13% más baja de lo habitual.

La factura de la luz es uno de los gastos que más temen los consumidores, aunque en Salamanca es un poco menos dolorosa de lo habitual. Según los datos de un estudio realizado por Selectra, la provincia está en la zona 'templada' entre las que pagan un recibo eléctrico mayor con una media de 42,35 euros al mes, un 13% por debajo de la media nacional. La factura de un consumidor medio se mueve entre 36,10 y 65 euros/mes, según estén en lugares más cálidos o más frescos, con necesidades energéticas diferentes y, por tanto, un consumo eléctrico diferente. 

 

Salamanca está entre las que menos energía consume, merced a varios factores como la merma de población y la gran cantidad de hogares unipersonales, ya que más de 40.000 salmantinos viven solos y ese será el hogar predominante en unos años. También influye la falta de grandes núcleos urbanos y de grandes industrias.

 

Según el estudio, elaborado por la suministradora Podo con ayuda del comparador de tarifas de energía Selectra, Sevilla ocupa el primer puesto del gasto más elevado en el consumo eléctrico en España más alto. Los hogares de la capital andaluza gastan de media 65,10 euros al mes, con 3.540 kWh por suministro y año. No así entra en los 10 primeros puestos de provincias con más potencia contratada del país, con 4,14 kW. El segundo puesto lo ocupan las Islas Baleares, con un euro menos que en la capital de Andalucía, y 5 kW de potencia contratada. La tercera región en el ránking por mayor facturación, Córdoba, supone un gasto medio mensual de 58,89 euros.

 

Cáceres es la provincia que más ahorra en su factura de la luz, pagando al mes una media de 36 euros. Soria, Ávila, Burgos y Palencia se encuentran en torno a los 37 euros, seguidas de Teruel, Cuenca, Zamora, La Rioja y León. La potencia contratada más baja del país es la de Cáceres, con 3,17 kW, a la que siguen Ávila, con 3,53 kW y Cuenca, con 3,59 kW.

 

En cuanto a la potencia contratada por los hogares españoles, el estudio señala que es de 4 kW. En concreto, los suministros con potencia contratada de 3.3 kW, 4.4 kW, 3.45 kW y 4.6 kW suponen casi el 60% de todos los suministros con tarifa 2.0, la cual es la más extendida en España.