El Rally “Sans Frontiéres 2018” aportará material escolar y asistencia dental a escolares en el desierto de Marruecos

Fotos: De la Peña

Un equipo de odontólogos salmantinos, compuesto por los doctores Yolanda Herrero y Antonio Jiménez, prestarán sanidad dental a los niños de las escuelas visitadas.

El Museo de Historia de la Automoción de Salamanca ha acogido la presentación del Rally solidario “Sans Frontiéres 2018” —organizado por el nuevo “Club Clásicos en Acción”— asociación deportiva que ve la luz para respaldar específicamente estas iniciativas de carácter solidario.

 

Han pasado ya seis años desde que a bordo de un modesto Citroen Dyane 6, con muy pocos medios pero con mucha ilusión, se planteó la primera incursión en las zonas desfavorecidas de Marruecos, con el fin de entregar en mano la ayuda solidaria que se pudo recabar.

 

En aquel primer viaje se gestó la creación de un rally solidario, el “Rally Sans Frontiéres”, cuyo objetivo es disfrutar de los vehículos clásicos, a la vez que se presta ayuda a aquellos que más lo necesitan.

 

El primer Sans Frontiéres tuvo lugar en el año 2014; siendo la Plaza Mayor de Salamanca el punto de partida de los 10 equipos participantes procedentes de diversos lugares de la geografía española.

 

La experiencia fue magnífica y enriquecedora y se decidió repetirla en el 2016. En ese año, además de trasportar la ayuda solidaria, los equipos participantes construyeron un parque infantil en una escuela con escasos medios, sita en el epicentro del desierto de Erg-Chebi.

 

Equipos de Salamanca, Murcia, Madrid, Segovia y Málaga

 

En este año 2018 el Rally Sans Frontiéres ha alcanzado la plenitud y adquirido la relevancia necesaria para dar lugar a la creación de un club específico que coordine y dé cobertura a este y otros eventos solidarios, creándose, con tal propósito, el Club “Clásicos en Acción”.

 

En esta ocasión diez equipos serán los protagonistas de esta edición, cuya procedencia es la siguiente: cuatro equipos de Salamanca, dos equipos de Murcia, dos equipos de Madrid, un equipo de Segovia y uno de Málaga.

 

Los vehículos que participarán en la aventura, serán vehículos clásicos, de al menos 25 años de antigüedad, que han sido exhaustivamente revisados para que puedan acometer con éxito el desafío de recorrer más de 4.000 km por diversos tipos de ruta, muchas veces sin asfaltar, e incluso para que puedan atravesar zonas de alta montaña y desierto.

 

Las preparaciones de los mismos han sido básicas: mejora de los sistemas de refrigeración y alumbrado y blindaje de zonas más sensibles de vehículos para evitar averías, al recorrer las zonas pedregosas.

 

Así mismo, todos los vehículos llevarán instalada una emisora para poder estar continuamente en comunicación y minimizar en lo posible averías e imprevistos.

 

La mitad de los vehículos clásicos participantes serán todo-terreno y la otra mitad berlinas 4x2, todos dotados de bacas para poder transportar la ayuda solidaria recabada, que se estima sea de unos 200 kg por coche, aproximadamente.

 

El organizador ha detallado que esta edición del rally plantea dos objetivos. Por un lado llegar a la escuela de Ozoud. Una localidad de muy difícil acceso debido a que se encuentra rodeada por escarpados desfiladeros y donde las carreteras se encuentran en muy mal estado o han desaparecido a causa de las lluvias. Se trata de una zona poblada por pueblos bereberes, con gran necesidad de ropa de abrigo y, en el caso de la escuela, de material escolar. En este punto, además de entregar en el colegio la mitad de la ayuda solidaria transportada, se instalará un parque infantil con los elementos que cada equipo tiene que aportar: balancines, columpios, etc.

 

Por otro, a Erg de Chegaga. Con clima extremo, también constituye un lugar de difícil acceso. El objetivo es poder llegar a una escuela ubicada en el epicentro de dicho desierto, amparada por un núcleo de población nómada.

 

Como novedad, en esta edición, acompañarán al rally un equipo de odontólogos salmantinos formado por los doctores Yolanda Herrero y Antonio Jiménez, miembros de la fundación Osteosite, que prestarán sanidad dental, dentro de sus posibilidades, a los niños de las escuelas visitadas, dado que dicho tipo de asistencia en aquellas zonas resulta muy precaria o totalmente inexistente.

 

El equipo parte ilusionado, con la esperanza de que los objetivos se puedan llevar a cabo, y se alcancen con éxito, las tareas solidarias planteadas.