El Puente Enrique Estevan pide paso en el selecto grupo de los BIC

(Foto: Chema Díez)

El Ayuntamiento pide a la Junta que se catalogue como tal

El Ayuntamiento de Salamanca quiere que el Puente Enrique Estevan, “uno de los bienes más representativos de la arquitectura de hierro de la ciudad”, sea declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

 

Así lo ha señalado el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, quien ha presentado la memoria elaborada por el experto José Ignacio Díez para su petición a la Junta de Castilla y León.

 

En la solicitud, en la que ha colaborado el arqueólogo Carlos Macarro, se “reafirma el compromiso del Ayuntamiento de “preservar, recuperar y potenciar” la riqueza artística que atesora la ciudad, ha explicado el primer edil.

 

Fernández Mañueco ha remarcado que esta obra tiene “gran arraigo” entre los salmantinos por su “valor social” y también por “su integridad, tanto en su concepción como en su funcionamiento”.

 

Por su parte, el experto José Ignacio Díez ha explicado que el origen de este puente nació cuando en 1891 se planteó la necesidad de ampliar y modificar con voladuras metálicas el milenario Puente Romano para un tráfico más fluido de vehículos.

 

Esta idea, finalmente, fue desestimada y se optó por un proyecto de nuevo puente sobre el río Tormes, defendido de manera intensa por el concejal de entonces Enrique Estevan.

 

De esta forma, se colocó la primera piedra en 1902 y el arquitecto Saturnino Zufiaurre lo concluyó el 23 de octubre de 1913 con una extensión de unos 219 metros, para lo que se optó por la utilización de acero.

 

La nueva edificación, que “salvó” el Río Tormes y que podría sumarse a los más de 70 edificios que actualmente tienen el calificativo de BIC en Salamanca, constituye actualmente “uno de los bienes más representativos de la arquitectura de hierro de la ciudad” junto a la Casa Lis, el Mercado Central de Abastos y la Plaza de Toros, tal y como han remarcado el alcalde y el experto José Ignacio Díez.

 

 

OBRAS

 

Fernández Mañueco ha señalado que, por otro lado, el Ayuntamiento promueve las obras de rehabilitación del puente, que comenzarán en las próximas semanas y que se desarrollarán hasta finales de año.

 

En un principio, son seis las empresas que aspiran a llevar adelante este proyecto durante los próximos meses, para el que el Consistorio destinará unos 900.000 euros, en su totalidad de fondos municipales.

 

La idea es mejorar la conservación del metal, dotar a las aceras de pavimento antideslizante y reducir la velocidad máxima sobre su calzada a unos 30 kilómetros por hora, entre otras actuaciones previstas.

Noticias relacionadas