El pueblo alemán que ha agotado las existencias de cerveza para que los asistentes a un festival neonazi no puedan beber

Su particular forma de protesta y rechazo a que se celebre allí el festival que coincide con el nacimiento de Hitler. 

Los vecinos de la localidad alemana de Ostritz han comprado la cerveza disponible en los supermercados como forma original de protesta y para expresar su rechazo a la celebración de un festival neonazi en el lugar.

 

La Policía había prohibido la venta de alcohol en el Festival Schild und Schwert --Festival Seña y Espada-- celebrado en un hotel de la ciudad y con una asistencia prevista de entre 500 y 600 personas entre el viernes y el sábado.

 

Así pues, la única fuente de cerveza para el festival eran los supermercados locales, por lo que los vecinos se pusieron manos a la obra y compraron toda la que había, más de un centenar de cajones de la bebida.

 

Además procedieron a diferentes denuncias y la Policía ha confiscado este viernes 4.200 litros de la bebida y ha requisado otros 200 litros este mismo sábado a los asistentes.

 

Además, unas 300 personas se han manifestado pacíficamente por las calles de Ostritz para protestar contra el festival, según cifras de la Poilicía. . El festival se celebra cada año en esta pequeña localidad coincidiendo con el aniversario del nacimiento del dictador Adolf Hitler.