El PSOE sospecha que Salamanca ha quedado fuera del Plan de Gestión de Riesgo de Inundaciones

Contempla un presupuesto de 800 millones de euros para poner en marcha unas mil actuaciones en los próximos cuatro años destinadas a disminuir los daños físicos y materiales que provocan las inundaciones.

El Diputado del PSOE por la provincia de Salamanca, David Serrada, registró una iniciativa en el Congreso donde instaba al Gobierno para que determinara si la provincia de Salamanca se iba a beneficiar de las actuaciones y las intervenciones que tienen previstas las Confederaciones Hidrográficas del Tajo y del Duero, los plazos para llevarlas a cabo y el presupuesto que se destinaba a ellas, recogidas en el Plan de Gestión de Riesgo de Inundaciones aprobado por el Ejecutivo central para los próximos cuatro años. Una interpelación o petición de explicaciones realizada por escrito en la Cámara Baja y que no ha recibido respuesta alguna.

 

Con el objetivo de cumplir con la directiva europea de Inundaciones y con el Marco del Agua comunitario, cada país miembro de la Unión Europea está obligado a realizar una serie de intervenciones, que se incluyen en el caso de España en el Plan de Gestión de Riesgo de Inundaciones elaborado por el Ministerio del Interior y las distintas Confederaciones Hidrográficas, y a establecer protocolos que incrementen la coordinación entre las distintas administraciones, con la finalidad de disminuir los efectos físicos  y materiales que se produzcan, o se pudieran producir, por motivo de las inundaciones.

 

El diputado socialista por Salamanca pidió al Gobierno que especificara las intervenciones, en el caso de que las hubiera, los plazos y la cuantía de la inversión que este Plan de Gestión de Riesgo de Inundaciones aprobado por primera vez por el Ejecutivo, y dotado con 800 millones de euros para financiar más de 1.000 actuaciones en los próximos cuatro años, tenía contempladas para la provincia de Salamanca.

 

David Serrada recuerda que este Plan es una herramienta fundamental para poder hacer frente a los fenómenos meteorológicos extremos en todas sus fases, desde su prevención,  hasta la protección de todos los elementos y la recuperación de los daños.

 

Dentro de las más de mil actuaciones previstas por este Plan se incluyen medidas que fomentarán la coordinación entre administraciones, mejorarán los sistemas de información y alerta y el estado de los ríos y de la costa. También se actualizarán los planes de protección civil, se realizarán campañas para el incremento de la percepción de riesgo, y se trabajará notablemente para compatibilizar las inundaciones y la ordenación del territorio. Actuaciones e inversiones en las que la provincia de Salamanca no debería quedar, como en otras tantas, marginada.