El PSOE salmantino pone en manos de un Pablos 'de salida' el cambio para ganar el futuro

Fernando Pablos y José Luis Mateos, en su comparecencia. Foto: Cristian Martín

Pablos afronta su último mandato con el encargo implícito de poner en marcha la auténtica renovación generacional del PSOE salmantino. El secretario general asume la responsabilidad como albacea de un cambio en diferido que apunta a 2019. No habrá 'limpia' interna y sí un paso atrás... para coger impulso.

Las primarias del PSOE de Salamanca, en las que Fernando Pablos ha revalidado el cargo de secretario provincial, se habían querido plantear en términos de renovación. Sin embargo, ninguno de los dos contendientes la representaban en sentido estricto. Tanto Pablos como Vegas llevan tiempo suficiente en política, mucho, como para encarnar un cambio. Y ambos han ejercido cargos desde hace décadas, a mayor nivel uno y más en retaguardia otro, como para poder pensar que el cargo podía ser un relevo: no lo es al ganar Pablos, tampoco lo era por completo en el caso de Vegas, etiquetas coyunturales al margen.

 

En realidad, Pablos queda como albacea del auténtico salto al futuro para el PSOE que ha quedado en sus manos como principal tarea. El secretario general sabe que, por estatutos, es su último mandato, y no puede cambiarlo, pero tampoco quiere. A lo sumo, se reserva el sillón de las Cortes pero él mismo ha dicho que este es su último servicio al socialismo salmantino.

 

En la hoja de ruta, comenzar el auténtico relevo generacional ya apuntado en el partido en su actual mandato. Ha quedado conjurado definitivamente el regreso, aunque fuera simbólico, de una forma de llevar el partido encarnada por quienes ocuparon cargos durante 30 años y que se resisten a perder protagonismo, esta vez asidos al 'sanchismo', incapaces de asumir como sí han hecho otros que el tiempo de su influencia en el día a día del partido pasó. Posiblemente Pablos es el último de esa saga ya que recibió los 'trastos' del principal exponente de ese PSOE pasado, y por más que haya puesto tierra de por medio (no del todo) con comportamientos y querencias poco explicables hacia determinados poderes fácticos que practicaban sus antecesores. A él le corresponde darle impulso al relevo, y lo asume con naturalidad.

 

Los primeros cambios van a ser orgánicos, y ya están en manos de Pablos. Es probable que haya muchas caras nuevas pero no se espera 'limpia' ninguna en las filas de quienes han liderado o apoyado la candidatura alternativa en las primarias. La nueva ejecutiva no va a ejercer ninguna represalia: no se le va a pedir a nadie que se marche, pero sí que se 'pongan las pilas' en la tarea y demuestren con el ejemplo la unidad que han pregonado para el días después. Habrá que ver, eso sí, como queda el ambiente en el grupo municipal socialista y si las tensiones de los últimos días de campaña no pasan factura a la confianza. Y cómo están los ánimos en el grupo de La Salina tras la intentona de su portavoz de participar en las primarias.

 

Una vez resuelto lo interno, toca pensar en ganar el futuro y esa tarea tiene un nombre: José Luis Mateos. Pablos lo tiene claro, igual que el socialismo salmantino, que tiene ganas ya de caras jóvenes. Por ahora, el salto va a ser hacia atrás... pero para coger impulso. En la nueva ejecutiva no va a estar Mateos. La decisión la tomó hace meses, junto con la de dar un paso atrás en la portavocía municipal si entraba Vegas. Ya en julio se sabía que este, concejal en el Ayuntamiento de Salamanca, lideraría una candidatura y que en caso de ganar le correspondía, quisiera o no, el cargo de portavoz. Lo demás no hubiera tenido ninguna lógica, aunque sólo fuera por dignidad.

 

De ese paso atrás ya anunciado, moneda electoral a última hora muy a pesar del protagonista, no vamos a ver más que lo comprometido. Mateos deja la ejecutiva, pero para centrarse en la portavocía del Ayuntamiento de Salamanca, donde ha sorprendido a propios y extraños. Con sus aciertos y sus errores, en una época convulsa en el PSOE, ha sabido sortear los muchos meses de indecisiones de su partido para hacer una oposición sensata, coherente y efectiva, capaz de gobernar desde el pleno tras decantarse Mañueco por los decretos y una campaña permanente en el exterior. No ha sido todo perfecto, pero el 'marrón' era considerable: era el tres y se vio abocado a llevar un grupo municipal con los menos de 26 años que tenía cuando lo cogió. Lo visto es como para darse por satisfechos y sobre esa base toca construir.

 

Es pronto para hablar de cargos institucionales, pero no se esperan cambios en el Congreso ni en el Senado. El mayor reto del PSOE es encontrar un candidato para el Ayuntamiento de Salamanca de cara a las elecciones municipales de 2019. Recuperar terreno en la capital y el alfoz es imprescindible, y en eso los socialistas salmantinos se la juegan en una coyuntura adversa, con la migración (especialmente de jóvenes) imparable que favorece el 'statu quo'. "Tengo muy claro si se presenta a quién votaré", ha dicho Pablos, respetuoso con el proceso de primarias que tendrán que afrontar los interesados. Hasta entonces, el PSOE tiene también la obligación de cargar de razones a los aspirantes, que tampoco será fácil.

Comentarios

el psoe ha muerto 14/11/2017 13:42 #4
Descanse en paz. Pablete le dará la puntilla final
es ofensivo ese titular 14/11/2017 00:19 #3
¿Cambio de qué? como no sea de chaqueta.....Lleva siendo el amo del cortijo casi 20 años y ya hemos visto lo que es capaz de hacer. Nada de nada que no sea siotuarse el y sus siervos y llevar al partido a la desaparición. ¿Y ahora promete cambio? Es lo msimo que dice campaña tras campaña y luego si te he visto no me acuerdo. Ha demostado con creces que es iun inepto, pero los afiliados le siguen votando, así que el pasoe deaparecerá definitivamnet en manos del PP, pero el con sus espaldas bien cubiertas, que es lo único que le importa
Síntesis 13/11/2017 19:58 #2
Bien para Pablos, bien para el PP y mal para Salamanca y provincia ah y mal para Tudanca que no le va a aportar nada
Síntesis 13/11/2017 19:58 #1
Bien para Pablos, bien para el PP y mal para Salamanca y provincia ah y mal para Tudanca que no le va a aportar nada

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: