El PSOE propone bajar el IBI a los ciudadanos en detrimento de grandes firmas o centros comerciales

José Luis Mateos, portavoz del PSOE, en rueda de prensa (Foto: De la Peña)

El PSOE de Salamanca llevará al pleno dos medidas para que la presión fiscal sobre los ciudadanos sea menor, incluyendo una revisión catastral de los inmuebles. Solo afectaría a los inmuebles que estén situados en el 10% de mayor valor, no a la totalidad.

Bajar el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) a los ciudadanos y subírselo a las grandes firmas o centros comerciales de la ciudad. Ésa es la iniciativa que va a llevar al pleno de este 28 el grupo municipal socialista en el ayuntamiento de Salamanca con el objetivo de no ejercer tanta presión fiscal a los salmantinos.

 

Se trata, de momento, de una propuesta que debe estudiarse en profundidad porque sería necesario conocer todos los datos relativos al valor catastral de los inmuebles de la capital, con el fin de redistribuir el pago del mismo.

 

"Se trata de una reforma de tanto calado, que nunca se ha hecho, con la única finalidad de redistribuir la carga del Impuesto del IBI entre los salmantinos, proponiendo para ello, dos medidas importantes", aseguró el portavoz del PSOE en el consistorio salmantino, José Luis Mateos.

 

Éstas se centran en explorar cuáles son los efectos reales de una revisión catastral en Salamanca. "El equipo de gobierno siempre ha dicho que una revisión catastral supondría, de facto, una subida del IBI, pero no tiene por qué ser así ya que la ley complementa esta actualización de carácter general o parcial reduciendo la base imponible en los años anteriores. Pedimos que se pongan los datos encima de la mesa porque hemos detectado cómo se ha ido generando una realidad a dos velocidades", aseguró Mateos.

 

Ésta se refiere a las viviendas que datan de antes de 1996, "último año en el que se realizó la revisión catastral en la ciudad, con una valor poco acompasado a la realidad, y las posteriores, que no son pocas y que si lo tienen actualizado", explicó Mateos.

 

La segunda propuesta se centra en la diferenciación por usos de los inmuebles excluyendo los de uso residencial, lo que permitiría compensar en la recaudación una bajada en el IBI para los hogares de los salmantinos, acompasado con un ligero incremento para algunos usos distintos. "La Ley lo permite y solo afecta a los inmuebles distintos de uso residencial, o lo que es lo mismo, a los inmuebles que estén situados en el 10% de mayor valor, no a la totalidad. Los negocios de barrios estaría eximidos de este subida: grandes superficies, hipermercados... para compensar la pérdida de recaudación del uso residencial", dijo el portavoz socialista.

 

Este hecho, según Mateos, supondría el mayor "cambio estructural en la configuración del IBI en la ciudad de Salamanca en los últimos 20 años".