El PSOE pone una condición para no votar en contra del Presupuesto

Requisito. El portavoz socialista propone repartir entre los municipios de la provincia cuatro millones de euros con cargo al remanente líquido que se obtenga una vez sean liquidadas las cuentas de 2010
E. BERMEJO

El pleno extraordinario de La Salina aprobará hoy los Presupuestos para 2011, que ascienden a 102 millones frente a los 109 del año 2010. Por este motivo el portavoz del Grupo Socialista en la Diputación, Toribio Plaza, ha querido mostrarse comprensivo y asegura que entiende a la perfección que es “un Presupuesto difícil en momentos de crisis financiera y de financiación de las entidades locales”.

Plaza precisa que ve lógico “que se reduzcan las partidas, aunque no estamos de acuerdo con las prioridades establecidas por el equipo de Gobierno, ya que las cuentas del próximo año tienen un carácter antisocial que no responde a las necesidades de los municipios de la provincia, a los que se reducen las vías de transferencia”. Denuncia, asimismo, que se deja sin cobertura a “muchísimas” asociaciones y grupos que realizan una gran labor social y a los que, en muchos casos, se les suprime de forma total la asignación y, en otros, se les reduce.

Pese a todos estos matices y, tal vez porque es Navidad, el Grupo Socialista que, según su portavoz, no quiere broncas, sino negociar con el equipo de Gobierno y echar una mano, ha decidido hacer una propuesta para no votar en contra de los Presupuestos de 2011 aunque, como es lógico, tampoco votará a favor.

La propuesta de Plaza
Toribio Plaza solicita al Grupo Popular, a cambio de no votar directamente en contra de los Presupuestos provinciales que se cree una partida de cuatro millones para ayudar a los municipios, con cargo al remanente líquido que se obtenga una vez se haya liquidado el Presupuesto de 2010, antes del próximo 31 de marzo por lo que, en abril, según Plaza, “los municipios podrán acogerse a esa ayuda para solventar sus problemas de liquidez”.

En este sentido, el portavoz socialista subraya que a día de hoy “hay municipios que no han percibido la ayuda prometida por la presidenta” el pasado 21 de septiembre. “Lo único que pedimos es una medida para dotarlos de más financiación corriente, para que no ocurra lo mismo que el año pasado, que hubo que tomar esas medidas después”. Plaza tuvo también palabras contundentes para Isabel Jiménez, a la que pidió “que ejerza de una vez como presidenta y no como invitada de piedra en los plenos”.

Los ‘recortes’ del PP
Plaza no está de acuerdo con el equipo de Gobierno en que hay menos gasto de personal y más transferencias de capital para los municipios, y afirma que en 2010 los centros sociales se han transferido a la Junta de Castilla y León, con todo su personal adscrito, “por lo que efectivamente se reduce el gasto en la partida correspondiente, pero se absorbe el cien por cien del coste, que aparece en las transferencias”. El efecto neto es el mismo para la Diputación, sólo se cambia la partida, añadió .

Asimismo, los ayuntamientos pierden peso, pues el dinero para archivos documentales se reduce de 112.000 a 50.000 euros, se elimina el premio de medio ambiente, hay menos dinero en el convenio con el Colegio de Abogados para asesoría jurídica, para pastos comunales o para la mejora de escuelas rurales.

El problema de la Diputación, a su juicio, no es la carencia de recursos, sino de gestión, por la escasez de la ejecución. Y puso el ejemplo de que, a 20 de diciembre, en la partida sobre carreteras, sobre un total de cuatro millones de euros no se ha ejecutado nada. “Esta Diputación tiene problemas cuando no tiene dinero, pero también cuando lo tiene”, concluyó.