El PSOE pide seguir investigando la 'trama Diputación' porque aprecia fraude en las contrataciones

El diputado de Fomento y el presidente de la Diputación, cuando explicaron la aparición de presuntos contratos irregulares.

El PSOE recurre el archivo de la causa y reclama al juzgado provincial que se reabra la investigación sobre los presuntos contratos fraudulentos en la Diputación.

El PSOE de Salamanca ha decidido recurrir el archivo judicial de la 'trama Diputación', el presunto caso de corrupción en el área de Fomento de La Salina, donde se habría favorecido a determinadas empresas con contratos por hasta 12 millones de euros. La determinación la ha tomado el partido en Salamanca porque está convencido de que, detrás de la actuación de los dos principales implicados, el diputado de Fomento y vicepresidente Carlos García Sierra y el jefe del área Manuel Borrego, se esconde un fraude en la contratación.

 

Fuentes socialistas han explicado que esta decisión se basa en el convencimiento de que hay delito detrás de las contrataciones irregulares destapadas, en la necesidad de ser coherentes con su denuncia y la obligación de ser responsables y llegar hasta el final con este asunto. El caso fue archivado hace unos días por el juzgado de instrucción de Salamanca al no apreciar delitos penales durante la larga instrucción, pero la redacción deja varias cuestiones en duda: el juzgado analiza viajes de Borrego a Turquía con responsables de empresas acusadas, el irregular funcionamiento de los contratos negociados sin publicidad o la disparidad entre las cantidades contratadas por la Diputación y las declaradas por las empresas, para concluir que no concurren tráfico de influencias, prevaricación o fraude, las acusaciones que recaían sobre Borrego y García Sierra.

 

Así, la resolución pone de manifiesto la relacción entre el jefe de Fomento y las empresas adjudicatarias, y se revela un viaje a Turquía para ver maquinaria; por más que la resolución asegure que eso no permite concluir que es culpable de favorecer a determinadas sociedades. También se pone de manifiesto el uso irregular de los contratos negociados sin publicidad: ha quedado probado que, de manera sistemática, se invitaba a tres empresas y que, después, dos desistían siempre de presentar ofertas. A pesar de ello, se concluye que no existen indicios suficiente para probar un trato de favor o que se firmaban contratos fraudulentos.

 

El PSOE no está conforme con la resolución y ha decidido recurrir el archivo y, como consecuencia, que la audiencia abra un nuevo procedimiento abreviado y siga adelante con las diligencias para investigar los hechos probados, que los socialistas consideran evidencias de delitos en la contratación de la Diputación.

 

La primera de las dos querellas que forman parte del caso ha quedado archivada, pero sigue viva otra: la denuncia en la que se acusa al jefe de Fomento de disponer para uso personal de importantes cantidades de la caja de este área, con la que pagó con dinero público cenas y comidas en fin de semana, fuera de sus responsabilidades laborales, por más de 3.000 euros. Todos estos gastos llevaban el visto bueno del diputado de Fomento.

Noticias relacionadas