El PSOE pide garantizar a las pequeñas subcontratas los pagos de obras o servicios municipales

José Luis Mateos y Arturo Ferreras, del PSOE salmantino.

Los socialistas quieren evitar los problemas que pequeñas empresas locales pueden tener para cobrar a tiempo o ejecutar de manera correcta obras en las que están subcontratadas por grandes empresas que se llevan las licitaciones.

El PSOE va a llevar al pleno una iniciativa para que el Ayuntamiento de Salamanca no permita que las subcontratas de obras o servicios municipales salgan perjudicadas en el trato con las grandes contratistas. La idea es que el consistorio pueda ejercer un control sobre posibles abusos de las contratistas que se llevan las licitaciones municipales, pero que después encargan los servicios o las obras a otras empresas más pequeñas, muchas veces, radicadas en Salamanca.

 

Los socialistas han detectado en su control de los contratos que muchas veces se producen abusos por parte de las grandes contratistas, y que las empresas locales siempre se quejan de retrasos en los pagos o problemas con las grandes constructoras, por un lado. Y que también se producen situaciones en las que los contratos son ejecutan con menos calidad o en condiciones laborales peores.

 

Para evitarlo, el portavoz del grupo socialista, José Luis Mateos, y el concejal Arturo Ferreras van a proponer incorporar a todos los pliegos de contratación la potestad del Ayuntamiento para ejercer el control sobre los plazos de pago a las subcontratas, que muchas veces se ven perjudicadas por las condiciones que imponen las grandes contratistas. La idea es garantizar que cobran en tiempo y forma y también asegurar la calidad de las obras y servicios.

 

Según Ferreras, se trata de favorecer a las subcontratas, que muchas veces son empresas locales, para que cobren en los plazos reglamentarios y no sufran abusos por parte de las grandes empresas, especialmente en obra pública. En el futuro, el Ayuntamiento podría incluso llegar a pagar directamente a las subcontratas si se aplica una nueva directiva europea.. De momento, se quiere generalizar en los pliegos de contratación ese control sobre las condiciones en las que ejercen las subcontratas.