El PSOE pide cambios en la tasa de basuras para que pague más quien más residuos genere

Contenedores de basura en Salamanca.

El PSOE apuesta por una tasa de basuras en la que se incluya el criterio de volumen y tipo de residuos para calcular el recibo, algo que no se hace en la actualidad. Beneficiará a los negocios medios y obligará a pagar más a las grandes superficies.

El PSOE en el Ayuntamiento de Salamanca ha propuesto iniciar un estudio para cambiar el modo en el que se calcula la tasa de basuras de locales comerciales y negocios. El objetivo es que pague más quien más basura genere, algo que actualmente no es así: el cálculo de la tasa tiene en cuenta el tipo de actividad y el valor catastral, pero no la cantidad ni el tipo de residuos que se generan, algo que influye decisivamente en el coste de su recogida y gestión posterior.

 

Según ha explicado el portavoz del PSOE, José Luis Mateos, se trata de incluir un nuevo criterio en el cálculo de la tasa, que atienda precisamente al tipo y cantidad de residuos, una circunstancia que queda fuera del actual sistema de cálculo. Para ello, ha propuesto encargar a la facultad de Ciencias Ambientales de la Universidad de Salamanca un estudio que permita analizar el impacto de este cambio en la fórmula para calcular el importe de la tasa.

 

El cambio afectaría sólo a la tasa que pagan negocios y locales, nunca a la de las viviendas, que va por separado. Según Mateos, con el actual sistema sí se tiene en cuenta el valor catastral, lo que aporta el dato de los metros del negocio o local. Pero el sistema atribuye un tipo de tasa fija según el tipo de negocio, y en general se paga en función de la actividad y no por el volumen real de residuos y su tipo. Por ejemplo, una oficina paga lo mismo siempre, independientemente de si genera más o menos residuos o si son tóxicos, por ejemplo.

 

Según Mateos, esta medida no tiene por qué reducir los ingresos que consigue el Ayuntamiento por esta vía. La tasa de basuras permite ingresar 12,4 millones de euros en las arcas municipales cada año y es una de las vías de financiación más importantes para el municipio. El portavoz socialista ha explicado que el cambio en la tasa, que el equipo de Gobierno ve con buenos ojos, reducirá el recibo a los negocios de tipo medio y lo puede aumentar sobre las grandes superficies, que son las que generan más residuos. Eso generará una redistribución de la carga del impuesto, pero no una reducción de los ingresos.