El PSOE pedirá ayudas para mantener y fomentar el sector de la resina

El PSOE pedirá en la Diputación ayudas económicas para mantener y fomentar el sector de la resina en el sur de Salamanca, además de la realización de cursos de formación.

El diputado provincial del PSOE, Carlos Fernández, acompañado por los alcaldes de Robleda y El Payo, José Luis Varas Carballo y Agapito Pascual respectivamente, ha presentado la moción que el Grupo Socialista llevará al próximo Pleno de la Diputación de Salamanca donde se solicitan diversas medidas de apoyo al sector de la resina en el sur de la provincia salmantina.

 

En este sentido el PSOE va a solicitar a la institución provincial que se establezca una línea de ayudas económicas dirigidas a los resineros para fomentar la incorporación y mantenimiento en el sector de trabajadores en la provincia de Salamanca.

 

Además de la realización, mediante convenio con el ECyL o de forma unilateral, de cursos de formación en el territorio en colaboración con los ayuntamientos de zona resinera. Cursos que sirvan para la incorporación o perfeccionamiento de las técnicas laborales necesarias, prevención de riesgos laborales y prevención de incendios forestales en el medio donde se desarrolla esta actividad.

 

La iniciativa insta también a la Junta para que destine, en los presupuestos de 2017, mayores cantidades destinadas a tratamientos silvícolas en los montes públicos de la provincia por la oportunidad de empleo que supone, así como para la preparación de rodales que puedan ser resinados y la prevención de incendios forestales.

 

El Grupo Socialista en la Diputación estima que el declarar al sector resinero como estratégico para el empleo y la sostenibilidad ambiental en Salamanca, otra de las propuestas socialistas, servirá también para facilitar el asentamiento de población en el medio rural.

 

Carlos Fernández ha recordado que en el sudoeste de Salamanca, en la denominación geográfica y natural de El Rebollar, se está experimentando un importante auge del sector resinero, o mejor dicho se ha industrializado y comercializado una actividad económica que se lleva desarrollando en la zona desde hace generaciones.

 

La comarca de Ciudad Rodrigo, y en concreto la zona de El Rebollar, es uno de los territorios de España de mayor aprovechamiento maderero de pino debido a las grandes repoblaciones que se efectuaron en los montes de este entorno hace más de 50 años.

 

La explotación de la resina, que se realiza fundamentalmente en montes de titularidad municipal, supone una verdadera política de aprovechamiento forestal y la mejor arma preventiva contra incendios y situaciones de emergencia. Pero su explotación va mucho más allá de la cuestión fundamentalmente forestal, se trata de un revulsivo económico de enormes consecuencias sociales, todas ellas de carácter positivo.

 

La zona del suroeste salmantino, al igual que toda la provincia, sufre un severo desgaste demográfico, con una población altamente envejecida y dependiente. A esto se une, las tasas de desempleo y la ausencia de jóvenes por falta de oportunidades, que acentúa aún más la despoblación que sufre este territorio.

 

Ante este complicado reto demográfico urge la necesidad imperiosa de buscar soluciones y generar oportunidades económicas en la zona, y es ahí donde la explotación y extracción de la resina se convierte en un excelente aliado de riqueza económica y por lo tanto de fijación de la población.

 

Municipios como El Payo, Robleda, Villasrubias, Navasfrías o Peñaparda son algunos ejemplos de las oportunidades que genera este sector entre la población, especialmente en el ámbito laboral donde son varias las decenas de puestos de trabajo que ha venido generando esta actividad durante los meses de actividad resinera.

 

Sin embargo, la escasez de apoyos institucionales y la limitada capacidad económica de estos municipios, hacen que el sector no pueda desarrollarse de una manera más decidida y consolidada.

 

Es por todo esto, ha argumentado Carlos Fernández, por lo que la Diputación de Salamanca no puede mantenerse al margen de este sector clave para la zona, con excelentes repercusiones sociales y económicas. Es necesario un respaldo institucional y una apuesta enérgica de apoyo al sector resinero, máxime cuando éste representa la mejor apuesta económica de la zona para combatir la despoblación, algo que ya han aplicado otras instituciones provinciales de la Comunidad como por ejemplo la de Soria.