El PSOE denuncia un perjuicio de 3 millones de euros en el alquiler del edificio de Íscar Peyra

Concentración de trabajadores frente al edificio municipal de Íscar Peyra.

El Ayuntamiento aprueba una modificación de crédito de un millón de euros para empezar a pagar el nuevo contrato de alquiler, que todavía no está aprobado. La oposición denuncia que la operación costará más de 25 millones de euros a las arcas públicas.

El edificio de servicios municipales de la calle Íscar Peyra ha centrado parte del debate en el pleno de este viernes. El motivo, las cuentas sobre su coste, el modelo escogido para pagar alquiler y la renovación de un contrato que ha expirado y que está pendiente todavía de la preceptiva aprobación de renovación en el pleno, trámite que no ha completado a día de hoy a pesar de que expiró el pasado febrero.

 

La polémica reside en el coste final que va a tener para las arcas públicas merced al modelo escogido en su día. Cuando en 2005 se firmó el acuerdo con el Obispado, se pactó un arrendamiento por diez años con opción de compra justo al cumplirse la década para que el Ayuntamiento pudiera disponer de los dos edificios en el solar entre Íscar Peyra y la plaza de la Libertad. De ellos prácticamente no se aprovechó nada, salvo la fachada que da a la plaza y la estructura que da a la otra calle; se hizo una cuantiosa inversión para remodelarlo por completo.

 

Según el concejal socialista Toribio Plaza, hasta este año, cumplida la década de vigencia del primer acuerdo, se han pagado 5,6 millones de euros en concepto de alquiler (36.000 euros más IVA al mes) de los cuales 1,6 millones han ido destinados a descontar de la futura compra tal y como se acordó en su día. Sin embargo, esta compra no se ha producido ya que el Ayuntamiento no ha querido ejercer la opción de compra que podía ejecutar solo al pasar los diez años y ha preferido renegociar para continuar de alquiler. Pero en este tiempo el edificio, valorado en su día en 9 millones de euros para la opción de compra, ha incrementado su valor a 12 millones de euros, porque se estableció una cláusula de revalorización del IPC más un punto que ha aumentado su precio para una hipotética compra. Si a ello se le suma lo invertido, según el PSOE 4,7 millones, el coste total para las arcas públicas es de 25 millones de euros.

 

El portavoz del grupo popular, Fernando Rodríguez, no ha rebatido ninguna de estas cifras y ha calificado la operación diseñada en su día por él mismo como "una buena operación" que permitió la compra de un lugar céntrico "a precio de mercado" de entonces. En cuanto al pago del alquiler o el incremento del precio de la opción de compra de 9 a 12 millones, se ha limitado a decir que el Ayuntamiento tiene que cumplir el contrato vigente.

 

El concejal socialista ha lamentado que ha sido precisamente por los términos del contrato, con la revalorización de la opción de compra y el pago del alquiler, con lo que "se ha puesto de manifiesto que aquel acuerdo ha sido perjudicial para el Ayuntamiento en más de tres millones de euros" porque ha permitido que, en años en los que el IPC ha sido cero o negativo, el precio de compra se haya seguido revalorizando al incluir ese diferencial positivo de un punto.

 

 

El PSOE también ha lamentado que el nuevo acuerdo no esté cerrado ya y que, desde el pasado 22 de febrero según Plaza, esté "en precario" al haber expirado. El teniente de alcalde Rodríguez ha replicado que no es así porque el Obispado ya ha refrendado el acuerdo de renovación con fecha de 1 de enero y el nuevo convenio tiene todos los parabienes de los órganos del Ayuntamiento. Sin embargo, no ha llegado a comisiones ni a pleno municipal, donde tiene que ser oficializado. "Donde se tiene que aprobar es aquí, no en la Diócesis", ha recordado Plaza

 

En este sentido, Rodríguez ha apuntado que en el nuevo contrato que se está negociando el precio de compra queda congelado a fecha de febrero de 2014 y que no subirá más hasta que se acabe el contrato, en el año 2025. Habrá que ver si el Ayuntamiento decide ejercer la opción de compra en algún momento.