El PSOE de Salamanca pone en marcha el proceso para el relevo en su cúpula

La ejecutiva se reúne este viernes e inicia el camino hacia el congreso del relevo de Fernando Pablos, que será el 25 de noviembre.

El PSOE de Salamanca inicia este viernes el proceso para el relevo en su cúpula provincial, un cambio que se antoja tranquilo y que tendrá como resultado la entrada de un secretario general de la corriente más cercana a Pedro Sánchez. Tal y como anunciaron los 'sanchistas', habrá candidato para sustituir a Fernando Pablos que agotará su mandato pese a las presiones para que renunciara antes de tiempo, presiones que no fructificaron el pasado mayo.

 

El proceso arranca hoy con la celebración de una ejecutiva que abra el proceso necesario para convocar en los próximos días a los órganos internos, previsiblemente, el 25 de septiembre. Como manda el reglamento, será entonces cuando se convoque oficialmente el congreso provincial para el día 25 de noviembre. El proceso se ha dilatado hasta noviembre como ya informó TRIBUNA porque no estaba previsto retomar la actividad hasta después de Ferias y Fiestas.

 

El cónclave socialista salmantino debe completar la renovación de los órganos internos en el PSOE tras la elección de secretario general nacional y su nueva ejecutiva y lo propio a nivel de Castilla y León. Será entonces cuando se produzca la despedida de Fernando Pablos, que ha aguantado en el cargo a pesar de que se le ha pedido reiteradamente su renuncia. La última vez, tras el triunfo de Pedro Sánchez y su regreso a la secretaría general del PSOE. Ya ha dicho que esta será su despedida porque no opta a la reelección.

 

Lo más previsible es que sea sustituido por alguien de la corriente afín a Pedro Sánchez. De momento, no se ha abierto el plazo para candidaturas pero en mayo el 'sanchismo' salmantino ya anunció su intención de presentar un candidato tras su victoria en las primarias para elegir secretario general. El concejal socialista en el Ayuntamiento de Salamanca Fernando Vegas se adivina como principal opción. Habrá que ver si tendrá competencia de una lista próxima a otras corrientes o líderes o si se sustancia un relevo total.

 

 

CAMBIOS

 

El cambio en la cúpula socialista en Salamanca puede aparejar otros cambios. En juego están varias cosas hasta 2019, el año de las elecciones municipales y autonómicas. Las listas para el Ayuntamiento de Salamanca y la elaboración de un grupo municipal; las del resto de grandes y pequeños municipios de la provincia de cara a los ayuntamientos, pero también a la Diputación; y la candidatura para ocupar escaños en Cortes son los principales objetivos a nivel de cargos institucionales. Los movimientos por Congreso y Senado deberían retrasarse más porque queda mucha legislatura.

 

Lo normal es que, una vez se confirme el relevo en el congreso de octubre, el nuevo secretario provincial escoja un nuevo equipo en el que a buen seguro no estarán muchos de los que integran la actual ejecutiva, y que han optado públicamente por otras opciones en el partido, caso de David Serrada, uno de los dos vicesecretarios y diputado nacional. Habrá que ver qué pasa con la otra vicesecretaria, y portavoz en la Diputación, Carmen García. Y de cara a 2019 se notará en las listas de los principales ayuntamientos y La Salina. Eso se verá en su día, pero hay cambios casi seguros. José Luis Mateos, actual secretario de organización, tiene decidido que no continuará en el cargo interno que ahora ocupa. Pero el actual portavoz en el Ayuntamiento puede ser protagonista por partida doble.

 

 

PORTAVOZ Y CANDIDATO

 

Entra también dentro de lo normal que el nuevo secretario provincial se convierta, de facto, en el candidato a la alcaldía y número uno de la lista del PSOE al Ayuntamiento de Salamanca. Eso no ocurrirá, al menos, hasta mayo de 2019, pero hay una circunstancia que podría precipitar los acontecimientos: que el futuro secretario general también tenga acta de concejal. Vegas lo es y, en esa situación, y siempre que sea el elegido, el grupo municipal socialista tendría como portavoz a un líder diferente del orgánico siendo este también concejal. Sería difícil de entender.

 

Desde luego que la convivencia es posible. Mateos ha venido ejerciendo como líder de la oposición con solvencia a pesar de la difícil papeleta que heredó tras la marcha de Enrique Cabero y su número dos en la lista.Como 'tres' tuvo que asumir la portavocía de un grupo que se había quedado en siete concejales y con un equipo que no era el suyo, porque no estaba previsto que lo liderara. Como portavoz, ha trabajado con el propio Vegas, pero con su compañero concejal convertido en secretario general la cosa cambiaría... aunque dependería del propio Vegas.

 

Mateos tiene claro que sólo seguirá si siente que tiene empuje e ideas, y a día de hoy las mantiene. Y que eso puede ser hasta el congreso de octubre, hasta el último año de legislatura o hasta mayo de 2019: no depende de él. Si nadie le pide lo contrario, completará la legislatura. Eso sí, aunque no quiere anticipar ninguna decisión, entiende que habiendo sido portavoz de un equipo al que sí eligió pertenecer no tiene sentido repetir como concejal 'raso'. Una renuncia implícita que significaría su salida de la primera línea de la política. Si la política no da otro de esos giros inesperados. Veremos.