El PSOE critica la falta de planificación y la prisas en la contratación de las obras en aceras

El grupo municipal socialista considera ridículo que los técnicos municipales tengan que estar haciendo informes el día de Nochebuena porque se quieren contratar unas obras presupuestadas un año antes. Lamenta el uso de procedimiento restringido y la excepcional rapidez en la tramitación.

El grupo socialista ha manifestado su total disconformidad con el procedimiento empleado para contratar 1,5 millones de obras en aceras, contratos que se han tramitado por vía de urgencia y en solo unos pocos días. El PSOE considera que es fruto de la falta de planificación y que el sistema escogido, el procedimiento restringido, no es el adecuado para una contratación en la que se ha obrado de forma excepcional.

 

El coordinador de grupo y habitual en la comisión de contratación, Arturo Ferreras, asegura de entrada que la tramitación incluye "cuestiones desde el punto de vista administrativo que se pueden mejorar", pero que lo más grave es que estas prisas demuestran la falta de planificación con la que actúa el equipo de Gobierno en contratación y la nefasta gestión en esta materia. "Es una falta de planificación clara que roza la ridiculez cuando el día 24 de diciembre, festivo en el Ayuntamiento, un técnico tiene que emitir informe y cuando se les pide a las empresas de viernes a lunes que presenten una oferta", ha asegurado sobre el proceso, al tiempo que confirma que la valoración de las candidaturas se hizo en Nochebuena y que se comunicó a las empresas seleccionadas que dieran sus ofertas del día 26 de diciembre para el 29, mismo día de la comisión de contratación.

 

El PSOE lleva meses exigiendo al equipo de Gobierno que cambie sus fórmulas de contratación. En este caso, consideran que el procedimiento restringido "no está creado para hacer deprisa y corriendo unas aceras en diciembre, para eso están los procedimientos abiertos", pero que eso exige planificar y licitar estos contratos con antelación. "Esto no es normal, se hace de forma excepcional y no se debe hacer así", ha lamentado Ferreras, al que no le extraña que estos comportamientos generen suspicacias entre las empresas de la construcción que concurren a estos concursos y que ven como se aceleran los procesos saltándose los plazos establecidos.