El PSOE critica “deficiencias muy graves” en la Residencia Mixta de Ciudad Rodrigo

El diputado socialista Manuel Ambrosio Sánchez lamenta que las obras terminasen hace solo 4 años y medio

El Grupo Socialista en la Diputación de Salamanca ha criticado “deficiencias muy graves” en las dependencias de la Residencia Mixta de Ciudad Rodrigo (Salamanca), principalmente en la zona nueva de la planta baja, conocida como “pabellón amarillo”.

El diputado socialista Manuel Ambrosio Sánchez ha explicado que este apartado de la residencia, en el que han centrado sus críticas, contó con unas obras para su adecuación que terminaron en diciembre de 2007.

A pesar de la nueva construcción, el PSOE ha lamentado que los usuarios del “pabellón amarillo”, que son personas de avanzada edad y personas con discapacidad psíquica, tienen que transitar por un suelo que se “abombó” meses después de su colocación y que se ha convertido en “intransitable”.

Esto ha supuesto también que algunas de las puertas de seguridad para los accesos a las habitaciones “no cierran porque están sensiblemente deterioradas” y otras están “rotas”, lo que supone que “se abren con dificultad” en casos de emergencia.

Además, ha explicado que hay ventanas que “desde su colocación” no cierran, que se suman a “severas deficiencias” en el sistema de calefacción, que en parte del pabellón amarillo y en la zona del comedor “no ha funcionado en el invierno”.

Manuel Ambrosio también ha destacado que hay goteras en los pasillos, que el personal de la residencia trata de paliar poniendo cubos, armarios que no pueden abrirse al estar pegados a las camas y agua de las duchas que “sale fuera”.

INFORMES DESDE EL PRINCIPIO

El representante socialista ha explicado que existe un informe de la empresa de mantenimiento que ya alertó en 2009 a la Diputación de Salamanca de las “deficiencias” en la Residencia Mixta.

También, ha criticado que el acto de recepción de las obras tuvo lugar en diciembre de 2007 y que su grupo no entiende “cómo se aceptó”, porque algunos de los problemas de las dependencias provinciales se arrastran desde entonces. Según sus palabras, se pudo dar entonces “una clara negligencia”.

Asimismo, Manuel Ambrosio ha informado de que la dirección del centro ya informó telefónicamente de la situación en la primavera de 2008 y en agosto remitió una comunicación por escrito. “Luego han seguido otras comunicaciones”, ha concluido.