El PSOE califica como "el colmo de los colmos" el "desprecio total" al servicio sanitario rural

Foto: Chema Díez

El pasado lunes, los municipios de Paradinas de San Juan y Rágama se vieron sin servicio sanitario ante la falta de previsión por parte de la Junta de Castilla y León y, sin respuesta alguna, la espera continúa. 

Los pacientes pertenecientes a los pueblos de Paradinas de San Juan y Rágama, se han visto obligados a acudir a los centros de salud de los municipios más próximos o, en casos más graves, trasladarse hasta Salamanca, ya que sus consultas quedaron suspendidas sin previo aviso el pasado lunes y todavía no hay sustitución. 

 

La ejecutiva provincial del PSOE dentro del área de sanidad, María García, califica como "el colmo de los colmos" la situación que se está viviendo, no solo en estos dos municipios, si no en el resto de pueblos de la provincia de Salamanca, llegando a provocar "un colapso de entre 4 y 5 horas" en las urgencias de la ciudad el pasado lunes. 

 

El problema, asegura María García, es que "nadie sabe lo que va a pasar" y "nadie da explicaciones". El alcalde del municipio de Rágama, así, trata de buscar soluciones y de hablar con la Gerencia, sin embargo, todavía no ha obtenido respuesta alguna. 

 

"Cada vez el problema es mayor y más grave, si antes un médico se hacía cargo de un pueblo, ahora tiene dos y encima, en caso de vacaciones del médico del pueblo de al lado, también tendría que hacerse cargo de sus pacientes, por lo que tendría hasta cuatro pueblos a su cargo", explica la socialista. 

 

Además, acusa a la Junta de Castilla y León de vender "propaganda" y "papel mojado", pues no hay respuesta institucional ante este grave problema. Existe "un desprecio total a la sanidad rural", asegura. Además, considera que los habitantes rurales, son tratados como "ciudadanos de segunda, pagando los mismos impuestos, con menos servicios". 

 

Por último, María, recalca que no están "en ningún momento" echando la culpa a los profesionales sanitarios y exige soluciones ante este "descontrol propiciado", puesto que las jubilaciones "se prevén".