El PSOE avisa a sus diputados que aplazar la reprobación a la vicepresidenta no es una rectificación
Cyl dots mini

El PSOE avisa a sus diputados que aplazar la reprobación a la vicepresidenta no es una rectificación

José Luis Ábalos en los pasillos del Congreso
Ábalos subraya que sólo han querido esperar a escuchar a Rajoy y que no han descartado ninguna opción



MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

La dirección del PSOE ha querido dejar claro a sus diputados que su decisión de aplazar la reprobación en el Congreso a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, como responsable de las cargas policiales en Cataluña en la jornada del 1 de octubre, "no es una rectificación" y que esa censura no está descartada.

La portavoz parlamentaria del Grupo Socialista, Margarita Robles, anunció este martes que la interpelación urgente a Sáenz de Santamaría, primer paso para reprobarla y que estaba prevista en un principio para este miércoles, se aplazaba al menos hasta la semana próxima a la espera de la intervención que haga mañana el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sobre la situación en Cataluña.

Robles ha dejado la puerta abierta a renunciar definitivamente a promover la censura política de la vicepresidenta si Rajoy les da razones para ello, como podría ser el caso si el presidente pide perdón por las cargas policiales del 1 de octubre, por las que ya se ha disculpado el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo.

En la reunión celebrada por el Grupo Socialista antes del Pleno de este martes, el expresidente de Castilla-La Mancha y presidente de la Comisión de Defensa, José María Barreda, ha saludado lo que consideraba una rectificación de la dirección del Grupo. Barreda había criticado públicamente la semana pasada la decisión de reprobar a la vicepresidenta por considerarlo un movimiento inoportuno en estos momentos, cuando el PSOE debe apoyar al Gobierno frente al órdago independentista, a pesar de los errores que haya podido cometer el Ejecutivo.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, tomó entonces la palabra para advertir a todos los diputados de que el aplazamiento de la vicepresidenta no era ninguna rectificación, ni supone descartar esa censura. Responde simplemente, dijo, al deseo de los socialistas de dejar que sea el presidente el que dé en el Parlamento todas las explicaciones oportunas.

LA DIRECCIÓN PIDE CONFIANZA

Ábalos, según las fuentes consultadas, también pidió a los diputados lealtad y confianza en las decisiones que tome la dirección del partido, pues es la que tiene toda la información y todas las claves sobre lo que está sucediendo en Cataluña.

En la última semana ha habido división de opiniones dentro del PSOE, no sólo por la reprobación de la vicepresidenta, sino también por la estrategia de Pedro Sánchez de apelar de manera insistente al diálogo entre el Gobierno y la Generalitat. En el PSOE no todo el mundo comparte esta defensa del diálogo con quienes se saltan la ley, una posición a la que pusieron voz veteranos del partido, encabezados entre otros por el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra.

Federaciones como la andaluza o la extremeña defienden una respuesta contundente del Estado llegados a este punto del desafío independentista, mientras que el PSC, respaldado por los socialistas del País Vasco y de Baleares, piden que no se cierre la puerta al diálogo y temen una aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, que podría mermar su autogobierno.

EL PSC PIDE SER ESCUCHADO

El diputado del PSC José Zaragoza ha tomado la palabra en la reunión del grupo parlamentario para recordar a sus compañeros que los socialistas catalanes están sometidos a una gran presión en sus territorios, que les afecta no sólo a ellos, sino a sus hijos y familiares, a quienes se increpa y se les señala por no apoyar la hoja de ruta secesionista.

Por eso ha pedido a sus compañeros que cuando se pronuncien sobre Cataluña piensen en las situaciones que viven día a día allí los socialistas catalanes.

Desde la dirección del partido piden comprensión para la estrategia diseñada ante la crisis en Cataluña y recuerdan que apoyar al Gobierno en la defensa del Estado de Derecho como corresponde a un partido de Estado no está reñido con hacer oposición y distanciarse de aquellos aspectos que no comparten con el PP sobre el modo en que ha gestionado esta crisis.