El PSOE acusa al Ayuntamiento de permitir que la empresa del bus urbano reduzca su plantilla

Mientros del sindicato CGT asistieron al pleno para protestar por el despido de una empleada del bus urbano.

Los socialistas llevan a pleno el despido de una trabajadora y aseguran que la concesionaria ha rebajado de 213 a 208 los puestos de trabajo vigentes, con lo que incumpliría el pacto por el empleo público. El equipo de Gobierno lo niega y reconoce que se se sustituyó a la despedida el 1 de septiembre, mes y medio después de que el despido saliera a la luz.

PRESENCIA DEL SINDICATO DE LA TRABAJADORA DESPEDIDA

 

El sindicato CGT, al que pertenece la trabajadora despedida, ha estado representado por varios de sus integrantes que han acudido al pleno como público. Miembros de la central han asegurado que la empresa, que despidió a la afectada alegando causas económicas por la reducción de viajeros, ha reducido la plantilla y que, incluso, eso ha llevado a tener que retirar un vehículo de una línea por falta de personal para atenderlo.

 

El despido por causas económicas ha sido criticado por el PSOE, ya que la empresa no cobra el canon que le paga el Ayuntamiento de Salamanca por dar el servicio en función de los viajeros que suben al bus, sino por kilómetro recorrido, con lo que la merma de usuarios no le afectaría porque el contrato recoge que recibe un fijo por dar el servicio.

El despido de una trabajadora de la empresa del bus urbano y el incumplimiento por parte de la concesionaria del pacto por el empleo ha protagonizado en parte el pleno municipal de esta mañana. Pleno en el que el PSOE ha vuelto a hacer hicapié en la permisividad del Ayuntamiento con las empresas que gestionan servicios públicos en materia de plantilla a pesar de que el equipo de Gobierno firmó un compromiso para que no redujeran su número de trabajadores.

 

Sin embargo, y según ha denunciado el PSOE, esto ha vuelto a ocurrir con Salamanca de Transportes, la empresa que acaba de renovar el contrato por 12 años para gestionar el bus urbano. Según el concejal José Luis Mateos, actualmente la empresa tiene 208 empleados cuando en el pliego del pacto por el empleo se especificaba que tenía que mantener 2013; la empresa habría procedido a un despido disciplinario, otro por causas económicas, dos excedencias y una prejubilación. "En todo este tiempo no han hecho nada para que se cumpla el pacto por el empleo", ha dicho Mateos, que ha añadido que la empresa debería ser sancionada por ello y que el equipo de Gobierno conoce la situación y que se está dañando el servicio, que empeora.

 

Por su parte, Fernando Rodríguez ha replicado que la trabajadora despedida ha sido sustituida, y ha ofrecido las fechas siguientes: 16 de julio, fecha de despido, y 1 de septiembre, contratación para cubrir la vacante. El concejal ha justificado el mes y medio transcurrido como un plazo prudente por el mes de agosto. Y ha asegurado con contudencia que la empresa concesionaria está respetando el número de trabajadores establecido por el pacto por el empleo, aunque no ha ofrecido datos. El grupo municipal socialista ha solicitado al equipo de Gobierno de manera oficial un estadillo con los puestos de trabajo recogidos en el pacto por el empleo para la concesionaria del bus urbano a fin de conocer a ciencia cierta a qué está obligada.

 

En todo caso, de confirmarse la reducción de plantilla denunciada por el PSOE, el Ayuntamiento tendría que sancionar a la empresa con una multa por el importe del coste laboral que se ha ahorrado la empresa, ya que el pago a la plantilla forma parte también del cálculo del canon que se le paga de fondos municipales. De ser así, sería la segunda sanción a una empresa concesionaria de servicio público por incumplir el pacto por el empleo público impulsado por Fernández Mañueco, ya que ya hubo que multar a Aceinsa, la empresa del arreglo de calles, por haber reducido plantilla.