El PSOE acusa a Mañueco de subir un 29% la presión fiscal a los salmantinos

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, en rueda de prensa. (Foto: Félix Oliva)

Asegura que "ahora se paga en impuestos 446,41 euros por habitante mientras que en el 2011 la cifra era de 346,85 euros, o lo que es lo mismo, 28,70% más que hace cuatro años".

"Mañueco recauda y sube la presión fiscal cada vez más y por el contrario gasta menos en servicios a los ciudadanos. De los 1.051’36 euros por habitante en 2014 ha pasado a los 1.024’89 euros en el 2015, lo que significa un 2’6% menos en tan sólo un año". Así lo recoge el PSOE en una nota de prensa tras conocer el informe de liquidación del Presupuesto del año 2015 en el Ayuntamiento de Salamanca.

 

"La presión fiscal a los salmantinos se ha incrementado en casi un 29% en los últimos cuatro años" según el PSOE, por lo que acusan al alcalde Mañueco de castigar "a los salmantinos con continúas subidas de impuestos y castigando a los habitantes de la capital con una presión fiscal desorbitada y desproporcionada".

 

"La cifra al pago de impuestos por habitante ha pasado de los 346,85 euros del año 2014 a los 446,41 euros en el 2015, o lo que es lo mismo, todos y cada uno de los habitantes de la capital tiene que destinar hoy un 28,70% más al pago de impuestos que hace cuatro años", añaden.

 

El PSOE dice también que Mañueco "ha convertido también el Impuesto de Bienes e Inmuebles, IBI, en uno de los más caros de España, y el segundo de la Comunidad tan sólo por detrás de León. Cada habitante ha pasado de pagar 233,98 euros en 2011 a pagar 313,75 euros en el 2015, lo que significa que el IBI se ha incrementado en un 34,1% en los últimos cuatro años. Subidas a las que siempre se ha opuesto el PSOE por ser el IBI un impuesto que en sentido estricto no es progresivo, ni se establece en función de la capacidad de renta de las familias presentando varias iniciativas que pudieran paliar el brutal incremento".

 

SIN MEJORA DE SERVICIOS

 

Por si esto fuera poco, añade el PSOE que "el incremento de la recaudación y la presión fiscal no se ha visto reflejado en el aumento del gasto o en la mejora de servicios e inversiones hacia los ciudadanos sino todo lo contrario. Con respecto al grado de ejecución de los gastos, en los tres últimos años, este ha bajado del 95’79% del año 2013 al 93’26% del año 2015, dejando por tanto gastos previstos y contemplados en el Presupuesto municipal sin ejecutar. Mañueco gastó el año pasado un 2,6% menos por habitante que en el 2014".

 

"Asimismo, el 70% del remanente de tesorería positivo del año 2014, que alcanzó los 12.529.426€ se destino a la amortización anticipada de deuda en vez de a inversiones en la ciudad.  Y del importe del remanente del año 2014 destinado a inversiones financieramente sostenibles, 21.804’60€, no fueron gastados", aseguran los socialistas. 

 

"Precisamente el gasto en deuda pública por habitante ha ido incrementándose  más del doble desde los 75’60€ del año 2012 hasta los 154’55€ en el año 2015. De hecho, el gasto por habitante en deuda en 2015 ha sido superior al gasto en actuaciones de protección y promoción social (133’03€ por habitante frente a los 154’55€ por habitante en deuda)".

 

"El informe de Intervención recoge también un déficit en el presupuesto municipal del año 2015, que ha arrojado una necesidad de financiación (déficit) por 7.070.777’44€, lo que implica un incumplimiento formal de la estabilidad presupuestaria y que supone que el Ayuntamiento de Salamanca se vea obligado a plantear un Plan Económico Financiero para este año 2016".

 

"Una de las consecuencias directas de que el Ayuntamiento de Salamanca haya incurrido en déficit en términos de contabilidad nacional ha traído, tal y como denunció el Grupo Municipal Socialista la semana pasada, la insuficiente Oferta de Empleo Público convocada por el Consistorio salmantino para el presente año. Una rácana oferta de empleo público que va a impedir que se cubran el cien por cien de las plazas vacantes incluidos servicios tan esenciales como los de bomberos y policía local, y un deterioro en la calidad de los servicios que se presta a los ciudadanos a pesar de que cada vez pagan más impuestos", finalizan.