El PSOE acusa a la Oficina municipal de Bienestar Animal de no cumplir con los objetivos y de poca transparencia
Cyl dots mini

El PSOE acusa a la Oficina municipal de Bienestar Animal de no cumplir con los objetivos y de poca transparencia

El Grupo Municipal Socialista califica que la creación de esta oficina ha sido un capricho de Ana Suárez y consideran que el trabajo no debe limitarse a hacerse fotos con perros y gatos, sino que hay que cumplir los objetivos marcados y fomentar la transparencia y la eficiencia en estas acciones.

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca lamenta que la Oficina de Bienestar Animal no haya cumplido prácticamente ninguno de los objetivos marcados hace más de dos años, además de haber ocultado información sobre las actividades que ha desarrollado durante todo este periodo. Su creación parece más un capricho personal de la concejala responsable, Ana Suárez, que un instrumento útil para lo que debería servir: la protección y mejora del bienestar de los animales en la capital salmantina. 

 

Entre los objetivos incumplidos se encuentra la elaboración de una nueva ordenanza municipal de animales de compañía ya que la vigente data del año 1999, con sanciones expresadas en pesetas. Los trabajos de modificación de esta ordenanza se iniciaron en el anterior mandato y al comienzo del actual la concejala delegada aseguró que en seis meses se aprobaría inicialmente el texto. Transcurridos más de dos años de la actual legislatura, ni siquiera se ha trasladado un borrador de la citada ordenanza renovada. Así mismo, la responsable anunció sanciones más duras contra quienes maltrataran animales en la ciudad de Salamanca, algo que tampoco ha sucedido en todo este tiempo. 

 

La puesta en marcha del refugio de animales es otra de las medidas anunciadas como parte de la Oficina municipal de Bienestar Animal que lleva un retraso considerable, a pesar de haber figurado en varias ocasiones en los presupuestos del Ayuntamiento. De hecho, hace apenas unas semanas todavía se adjudicó la primera fase para la construcción de este refugio de animales y hasta el próximo mes de noviembre no está previsto que entre en funcionamiento la nueva instalación municipal con esta finalidad. A pesar de lo anunciado inicialmente sobre la capacidad para albergar hasta 80 perros y 40 gatos, parece que será notablemente inferior. 

 

Tampoco se ha cumplido la puesta en marcha de una aplicación móvil dirigida a los dueños de animales de compañía prometida para el año 2020, a través de la cual podrían realizar gestiones y trámites administrativos con el Ayuntamiento. Del mismo modo, tal y como han denunciado recientemente representantes de protectoras de animales en la ciudad de Salamanca, a pesar de haber anunciado la potenciación del programa CES (captura, esterilización y suelta) dirigido a colonias de gatos callejeros, la realidad es que este año esta actuación se ha paralizado, con el riesgo que supone la proliferación de colonias incontroladas.  

 

A todos los incumplimientos de los objetivos anunciados hace dos años se suma, además, la opacidad con que la Oficina de Bienestar Animal desarrolla sus actividades. Como prueba de ello, el Grupo Municipal Socialista no ha recibido contestación ante la petición de información registrada en febrero de 2020 en relación con las actividades desarrolladas por esta Oficina, ni tampoco los datos del padrón municipal de animales de compañía a fecha de 31 de marzo de 2021, un censo que el propio Pleno municipal, por iniciativa del PSOE, acordó actualizar, puesto que aparecen registrados animales que previsiblemente han fallecido y, por tanto, los datos contenidos no reflejan la realidad existente.

 

A juicio de los concejales socialistas, la política de protección y mejora del bienestar animal del Gobierno municipal en el Ayuntamiento de Salamanca únicamente se basa en los incumplimientos constantes, la propaganda y el postureo. Frente a ello, reclaman un cambio de rumbo en las políticas a desarrollar en esta materia, de tal manera que se garantice una mayor transparencia y participación de las asociaciones y protectoras de la ciudad, así como la eficacia de las actuaciones y el cumplimiento de los objetivos marcados.