El proyecto de Carlos Martín y Cia, al borde del abismo

Carlos Martín, presidente del CF Salmantino UDS

La derrota ante La Bañeza ha llevado al Salmantino a la cuarta posición con sus perseguidores amenazando con sacarle de puestos de play off. Una situación que podría ser más leve si desde la presidencia no se hubiera transmitido el mensaje y actuado como si solo valiese ser primeros y ascender. 

El CF Salmantino UDS vive uno de los momentos más delicados, sino el que más, desde que comenzó la temporada. La última derrota en La Bañeza, unida a una trayectoria muy irregular en los últimos meses, le han llevado hasta la cuarta posición, amenazada además por sus inmediatos perseguidores, Tordesillas y Cristo Atlético.

 

Una situación que para cualquier otro equipo no sería grave porque la quinta posición siempre ofrece posibilidades pero para el Salmantino es el mismísimo abismo. Por esto se acentúa la preocupación porque desde el primer día se señaló como único objetivo y única meta ser primeros del grupo y, además, conseguir el ascenso. 

 

En aras de ello se han tomado decisiones deportivas de diferente cariz y no exentas de polémica, desde el relevo en el banquillo cuando el equipo iba en la primera posición porque a la directiva -personificada en su presidente Carlos Martín-, no le gustaba el juego y se había perdido un partido -ahora son cinco las derrotas y el juego apenas convence a nadie-, hasta varios cambios en la plantilla respecto al diseño que se realizó durante el verano y que inició la temporada.

 

Eran tan elevadas las expectativas creadas que incluso la afición, fiel y que en un número importante acudió durante el primer tramo liguero, ha visto mermada en parte su ilusión y ha manifestado ya su disconformidad en varios encuentros tanto con el juego, como con el técnico como con el propio presidente. 

 

La situación deportiva enrarece más el ambiente entorno a un club que ya de por si funciona de una manera 'extraña', con el presidente como única persona con mando después de que en noviembre pasado los otros dos cargos con los que compartía responsabilidades, Ángel Martín y Soledad Hernández, se echaran a un lado y sin que sus desconocidos socios hayan aparecido por Salamanca. Todo sin demasiadas, o ninguna, explicación y pese a que el propio Carlos Martín afirmó en rueda de prensa que con seguridad 'el mexicano' no solo lo haría sino que se instalaría en la capital salmantina.

 

La dinámica no es la mejor pero lo que es evidente es que Liga hay de sobra por delante para buscar que los resultados la mejoren empezando por el partido aplazado desde este miércoles. Una prueba, más que de fuego, casi definitiva para el proyecto de Carlos Martín&Cia.