El programa 'Empleo Mujer' de la Junta dio trabajo a seis personas en 2016

En su primer año, el programa ha contado con la participación de 130 mujeres, de las que 38 (el 30 por ciento) han conseguido empleo en sectores como limpieza, hostelería y restauración, industria, comercio o ayuda domiciliara en Castilla y León.

 

OTRAS MEDIDAS

 

Junto al programa 'Empleo Mujer CyL' y durante el 2016, la Consejería ha desarrollado, en colaboración con entidades y asociaciones de mujeres, diversos programas formativos y en habilidades sociales para la inserción laboral y ha convocado líneas de subvenciones para la contratación de mujeres víctimas de violencia. A estas actuaciones, se han destinado casi 400.000 euros y se ha posibilitado la formación de casi 1.500 mujeres y la contratación de 54 mujeres, 38 de ellas víctimas de violencia de género.

 

Respecto al apoyo y financiación a programas desarrollados por entidades tercer sector, en 2016, la Consejería financió, con 240.000 euros, once programas de capacitación e inserción socio laboral a mujeres en situación de especial vulnerabilidad. En total, 1.371 mujeres participaron en estos programas, que fueron dirigidos a mujeres inmigrantes, personas que fueron drogodependientes, víctimas de trata y explotación sexual y mujeres de minorías étnicas.

 

Además, Alicia García ha destacado las subvenciones para fomentar la inserción laboral de mujeres víctimas de violencia de género de Castilla y León. En 2016, se convocó por segundo año consecutivo esta línea de subvenciones, con la novedad de que se ha abierto su participación no solo a empresas, sino también a entidades, incrementándose su cuantía un 50 por ciento respecto a 2015 y alcanzando los 150.000 euros. Esta línea ha posibilitado, en 2016, 16 contrataciones. Desde que se inició esta línea de subvenciones, en 2015, son ya 37 las contrataciones realizadas por las empresas de Castilla y León a mujeres víctimas de violencia de género gracias a ella.

La Junta de Castilla y León espera llegar a 230 mujeres en 2017 con el programa 'Empleo Mujer' (Pemcyl), que desarrolla en colaboración con la Fundación Santa María La Real, y llegar a más empresas colaboradoras después del "éxito razonable" de la iniciativa puesta en marcha en 2016.

 

Así lo ha asegurado la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, quien ha ofrecido una rueda de prensa con el director de Proyectos de la Fundación Santa María La Real, Gumersindo Bueno Benito, para hacer balance del pilotaje de este programa, dirigido a mujeres en situación de especial vulnerabilidad o exclusión social como víctimas de violencia de género, destinatarias de los programas del tercer sector o perceptoras de Renta Garantizada de Ciudadanía (RGC).

 

En su primer año, el programa ha contado con la participación de 130 mujeres, de las que 38 (el 30 por ciento) han conseguido empleo en sectores como limpieza, hostelería y restauración, industria, comercio o ayuda domiciliara, mientras que otras siete han retomado su formación. De estas 38 mujeres, el 56 por ciento, un total de 22, es víctima de violencia de género, lo que "supone un paso definitivo para dotarlas de la autonomía que precisan para normalizar su vida", ha señalado García.

 

El programa, que ha contado con 37 empresas colaboradoras, se ha desarrollado en toda Castilla y León, con contrataciones en las nueve provincias (once en León, seis en Salamanca y en Zamora, tres en Ávila, Soria y Valladolid y dos en Burgos, Palencia y Segovia).

 

En cuanto al perfil de las usuarias, el 27 por ciento son mujeres inmigrantes, el 34 por ciento víctimas de violencia de género y el 33 por ciento perceptoras de RGC. El 80 por ciento de estas mujeres poseen formación o estudios básicos, el 75 por ciento tienen cargas familiares y el 68 por ciento de las participantes tienen entre 35 y 54 años.

 

Gumersindo Bueno ha expresado la satisfacción que suponen los resultados de este programa, dirigido a las personas más vulnerables, a las que se trata dar un "empujoncito" a personas que ha veces han perdido la fe en sí mismas a pesar de que tienen capacidad para encontrar empleo, lo que va a hacer que pasen de una situación de "dependencia" a otra de "independencia".

 

REFUERZO DEL PROGRAMA

 

Así, a la vista de unos resultados "razonablemente positivos", la consejera ha señalado la importancia de llegar a más mujeres, incorporar y reforzar la red de empresas adheridas y ha anunciado una mayor aportación al programa, que pasará de los 81.000 euros de 2016 a casi el doble, 160.000 en 2017.

 

El objetivo que se ha marcado la Junta es llegar a cien mujeres más, es decir, a 230 (un 77 por ciento más), pero en lugar de uno lo hará mediante dos proyectos, uno específico para víctimas de violencia de género y el otro para mujeres vulnerables en general --en el que también se incluyen víctimas de violencia de género--.

 

El primero de ellos se realizará de marzo a junio, con un centenar de participantes, y el segundo entre septiembre y diciembre, en el que se prevé llegar a 130 mujeres. Además, está previsto aumentar el número de empresas participantes para incrementar las posibilidades de inserción.

 

Como novedad respecto a la edición de 2016 se ampliarán las sesiones grupales a dos días a la semana para aumentar la efectividad del programa, tanto a nivel global como a nivel individual con cada participante. García ha apuntado que se ha hecho coincidir el programa con el curso escolar porque las destinatarias suelen tener cargas familiares y así se facilita que acudan a todas las sesiones.

 

Los Servicios Sociales en cada provincia, que mantienen contacto directo con las personas en esta situación, son los que se encargan de comunicar con las destinatarias que, voluntariamente, pueden acceder a este programa.