El programa de Salamaq 2017, nada nuevo para el sector agropecuario

Una edición más, la feria agropecuaria de Salamanca, otrora referencia dentro del sector, sno plantea novedades en su programación ni nuevas vías de desarrollo que ayuden a impulsar un certamen que se ha quedado estancado.

Nada nuevo bajo el sol... la organización de Salamaq 2017, en contra de lo que muchos quieran hacer ver, se ha estancado porque no ofrece ninguna novedad ni n su programación ni en su estructura en los útimos años. De hecho, este certamen, otrora referencia en el sur de Europa, funciona por su larga tradición, por inercia y por los profesionales que se dan cita en el recinto ferial en cada edición.

 

Basta con echar un vistazo a la programación para comprobar que en el caso de las jornadas profesionales, tan solo cambia el título de las mismas, aunque el contenido muchas veces es similar al del año anterior. Manejo en el vacuno de carne, reproducción en extensivo, ovino de leche, explotaciones de vaca nodriza, claves para consolidar el ibérico... son argumentos y temáticas que no aportan nada nuevo a un secto que apenas forma parte de estas actividades.

 

Tampoco varía en absoluto las actividades 'ajenas' a la feria como las degustaciones de carne, el 'showcooking' o las demostraciones que se llevan a cabo en las ediciones, que solo sirven para formar colas de gente en busca de algo que llevarse a la boca, nada más.

 

Y poco más que contar en el apartado que le corresponde organizar en su totalidad a la Diputación de Salamanca, que carece de iniciativas e ideas para poder darle un nuevo aire a la feria y que ésta se adapte a los nuevos tiempos, algo que solo hacen los expositores presentes en el recinto, que sí presentan nuevas líneas de trabajo cada año.

 

EL GANADO NO FRENA SU DESARROLLO

 

Mención aparte merece la exposición de ganado puro, ante la que la Diputación no mueve ningún dedo ya que son los propios profesionales o asociaciones los que se encargan de llevar los mejores animales a este escaparate para intentar hacer negocio y mostrar los ejemplares con mayor nivel genético y morfológico.

 

La organización no va más allá de 'soltar' dinero para subvencionar la presencia de animales, pero sigue sin ofrecer antividades o argumentos que mejoren y le den un salto cualitativo a una exposición en la que falta un empujón por parte de los impulsores de la feria, no por los expositores.

 

Tal es así que, visto un programa, vistos todos, ya que cualquiera de ellos de cualquier año es prácticamente el mismo, con escasas variaciones. ¿Alquien se ha planteado cambiar los días dedicados a Aquitania, Portugal o Las provincias, para añadir alguno nuevo o que convivan dos al mismo tiempo? El programa de Salamaq 2017, nada nuevo para el sector agropecuario...