El Procurador del Común prohíbe a los menores de Ciudad Rodrigo la construcción del coso en el Carnaval

Carnaval del toro Ciudad Rodrigo (Foto: David de Jesús)

La Delegación de Podemos en Ciudad Rodrigo ha denunciado en numerosas ocasiones diversas irregularidades en la organización de este festejo.

La Delegación de Podemos en Ciudad Rodrigo, denunció al Procurador del Común de Castilla y León, hace unos meses, varios aspectos organizativos del Carnaval del Toro, ya que no quiso el Ayuntamiento escucharles en la Subasta de los 'Tablaos' del pasado enero, en la cual, se personaron, para advertir que existían irregularidades en los trámites de adjudicación.

 

Tras obligar al Ayuntamiento a la revisión de la prohibición al acceso a las capeas de la tarde, ahora el Procurador del Común, dicta Resolución para prohibir la presencia y participación activa de los menores de edad en la construcción del coso taurino del Carnaval. Esta actuación está motivada por la redacción del Pliego de condiciones que acuerdan entre Ayuntamiento y adjudicatarios para la construcción de la plaza.

 

En el artículo 2 de su Anexo IV, se justifica como "aprendices" al hecho de que niños y jóvenes con edades inferiores a 14 años, puedan encontrase en "lugares seguros" dentro del recinto, como garantía de transmisión de una tradición de cientos de años. Por otro lado, a los jóvenes entre 14 y 18 años, se les permite participar activamente en la construcción, siempre que lo autoricen los padres.

 

Estos hechos motivaron la actuación de Podemos, por considerar que la protección que se debe a los menores, colisionaba con su permanencia y colaboración activa, en los trabajos de construcción de esa plaza de toros, que implica, entre otros, el riesgo de caída en altura, tipificado laboralmente como "grave". Así, el Procurador del Común expresa, en el documento enviado a la Delegación de Podemos en Ciudad Rodrigo hace unos días, que, en base al valor superior del interés del menor, "todo menor tiene derecho a que su interés superior sea valorado y considerado primordial en todas las acciones y decisiones que le conciernan, tanto en el ámbito público como privado", tal como refleja la Ley Orgánica 8/2015, de 22 de julio, de modificación del sistema del protección a la infancia y a la adolescencia, entendiéndose, por tanto, que este se encuentra por encima del interés de aprendizaje de montaje de la plaza, aunque este se haga de forma tradicional.

 

Resuelve el Procurador del Común textualmente: "Que la protección del derecho a la vida y a la integridad física de los menores de edad, en atención al valor o preferencia de su interés superior, rija las normas administrativas reguladoras del desarrollo de los festejos del Carnaval del Toro o del procedimiento de adjudicación del aprovechamiento especial del uso privativo del dominio público para el montaje de la plaza de toros, de forma que la superior jerarquía que el legislador atribuye al deber de perseguir dicho interés, sea debidamente aplicada en relación con las reglas relativas a la participación de dicha población en la instalación de los tablaos (o en la permanencia en el recinto durante los trabajos de construcción)".

 

Además, indica que tras la consulta realizada por esta Institución a la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León sobre esta cuestión, esta ha estimado oportuno trasladar a nuestro Ayuntamiento, un recordatorio acerca de las prohibiciones, limitaciones y actuaciones contenidas en la Ley 14/2002, de 25 de julio, de Promoción, Atención y Protección a la Infancia en Castilla y León, a fin de que en un futuro sean tenidas en cuenta por la Corporación. Esta ley, tipifica como falta grave "La participación activa de los menores en espectáculos y festejos públicos que conlleven situaciones de peligro que deban ser consciente y voluntariamente asumidas por quienes en ellos intervengan", establecido en el artículo 30.2, pudiendo ser sancionado con cuantía comprendida entre los 4.000,01 y los 50.000 euros. Teniendo en cuenta que la construcción de este coso no está siendo considerada en los últimos años por el Ayuntamiento como un "trabajo", sino un bien de "Patrimonio Cultural Inmaterial", a disfrutar por tanto, públicamente, en la cual, además, a los participantes se les obliga a firmar previamente, que asumen el peligro al que se someten "a título personal", podría proceder esta sanción administrativa, al haber sometido a menores de edad a estas condiciones.