El Procurador del Común exige la apertura de Monterrey, Orellana y la torre del Clavero a visitas ciudadanas

El defensor del ciudadano pide que se haga lo necesario para que estos monumentos cumplan con la normativa que les obliga a abrir al estar declarados BIC.

La imposibilidad de visitar monumentos que, por el hecho de estar declarados Bien de Interés Cultural (BIC) están obligados a abrir al público, es una de las quejas más habituales de los ciudadanos, y una de las cuestiones sobre las que habitualmente se pronuncia el Procurador del Común. El defensor del ciudadano en Castilla y León lo hace cada año en su informe, y en el último correspodiente a 2017, también. En este caso, señala directamente a varios inmuebles de Salamanca que están cerrados al público y para los que exige las medidas necesarias para establecer un calendario de visitas.

 

La resolución del Procurador viene originada por una reclamación sobre la presunta inexistencia de un régimen de visitas públicas y gratuitas para ciertos bienes integrantes del Patrimonio Cultural existentes en la ciudad de Salamanca, en concreto, para las Iglesias de San Cristóbal, San Polo y Santiago, así como para los Palacios de Monterrey y Orellana, la Torre del Clavero y la Torre del Aire o Palacio de Fermoselle.

 

El expediente abierto finalizó con una resolución que, al cierre del informe de 2017 (presentado la semana pasada) todavía no había obtenido respuesta, para recomendar a la Consejería de Cultura y Turismo una serie de medidas. El Procurador ha recordado a la administración que los bienes declarados de interés cultural e inventariados deben estar sometidos al régimen de acceso, pero que después de más de una década de vigencia de la Ley de Patrimonio Cultural de Castilla y León, no estaba generalizado ni garantizado el régimen de acceso al Patrimonio Cultural de nuestra Comunidad.

 

El Procurador se ha pronunciado concretamente durante el pasado año sobre el caso de una veintena de castillos, conventos, iglesias y monasterios de Castilla y León que carecen del obligatorio régimen de visitas, para los que ha pedido establecer de manera inmediata un calendario, con fechas, horarios y precio de la entrada, si la hubiera; además, ha pedido restringir las dispensas a cumplir esta obligación a casos muy motivados.

 

 

Palacios de Monterrey y Orellana

 

En el caso de Salamanca, el Procurador ha pedido que se lleven a cabo las actuaciones oportunas para que se restablezcan los calendarios de visitas aprobados para el Palacio de Orellana y el Palacio de Monterrey si ya han finalizado las obras que motivaron la dispensa de la obligación de permitir la visita pública a dichos bienes, o, en caso de que no hayan finalizado dichas obras, en cuanto existan las condiciones que permitan restablecer el calendario de visitas.

 

En estos dos casos, la apertura del palacio de Monterrey está pendiente de los flecos de un contrato para gestionar las visitas turísticas, que se ha retrasado a última hora. La factura pública por abrir este palacio, que es BIC y lleva años cerrados a las visitas habituales a las que está obligado, supera los 500.000 euros. Está previsto que se estrene el día 10 de mayo. No está en la misma situación el palacio de Orellana, cerrado a cal y canto desde hace años y sin signos de que se pueda abrir a las visitas, como obliga su condición de BIC.

 

 

Torre del Clavero e iglesias

 

Además, el Procurador pide también que se prosigan las actuaciones que ha iniciado la administración competente con relación al calendario de visitas de las iglesias de San Cristóbal y de Santiago y de la Torre del Clavero de Salamanca, para aprobar el que corresponda o, en su caso, la dispensa que proceda conforme a la legislación vigente.