El problema del carga y descarga: un festival de incumplimientos en puertas de su modificación
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

El problema del carga y descarga: un festival de incumplimientos en puertas de su modificación

Circulación, horarios, tipo de aparcamientos... el carga y descarga va a cambiar a partir del 1 de julio en el centro de Salamanca y hace falta: tiene mucho que mejorar.

Ver album

El próximo día 1 de julio entran en vigor las nuevas reglas del carga y descarga en Salamanca que llegan para cambiar un mal endémico del centro de la ciudad: la desordenada presencia de vehículos de transporte en las calles peatonales. Un simple paseo por la mañana en horario de carga y descarga permite comprobar que la situación tiene que mejorar mucho y que merece la pena hacer un esfuerzo para poner orden. Aunque periódicamente se ha intentado, con la misma periodicidad se comprueba que los incumplimientos son habituales y, aunque algo se ha mejorado, se siguen produciendo.

 

Desde luego que la situación ha mejorado y va a mejorar. En el pasado, era fácil entrar un día en la Plaza Mayor y verla convertida en un parking; también ver cómo vehículos de todo tipo accedían, sin que hubiera certeza alguna de que estaban trabajando; comprobar que muchos pasaban minutos y minutos sin límite; cómo algunos se saltaban los sentidos de circulación; sufrir en carne propia el peligro de acceder a una de las calles peatonales a primera hora de la mañana y tenerla que compartir con furgonetas en las dos direcciones esquivando peatones, bancos, farolas: cómo algunos arcos de la plaza sufrían los golpes de las cajas de los camiones más altos... Esa llego a ser la situación cuando en la pasada legislatura el grupo municipal socialista, a través del concejal Arturo Santos, empezó a llamar la atención sobre este panorama.

 

Después llegaron algunas mejoras y se atajó la falta de rigor con el horario y los sentidos de circulación en la plaza; después llegó el plan piloto con la idea de las islas o el aparcamiento en torno a las farolas en la Plaza Mayor. Se reforzó incluso la presencia de la Policía Local en la propia plaza. Y ahora la nueva normativa, promulgada como bando de alcaldía, pretende poner orden en los sentidos de circulación, retirar vehículos aparcados de las calles más turísticas o en el uso indiscriminado de los estacionamientos de carga y descarga por particulares o por profesionales que las 'ocupan' como si fuera almacenes: así han quedado las normas.

 

Pero no es oro todo lo que reluce. La asociación Ciudadanos en Defensa del Patrimonio ya ha hecho su valoración sobre el plan, en el que falta un punto de vista patrimonialista que proteja más algunas calles y zonas. Y la práctica demuestra que queda mucho por mejorar. En las imagenes de este reportaje se comprueba. Lo más importante es que hay voluntad para mejorar por parte de todos, ayuntamiento y profesionales del comercio, la hostelería y los transportes, es necesario por imagen y servicio, pero también queda camino por delante.

 

Lo que tiene que mejorar

En la Plaza Mayor, la presencia de vehículos de suministro sigue siendo numerosa, algo normal a primera hora de la mañana porque hay que abastecer establecimientos de la propia plaza y su zona de influencia. Pero no es de recibo que todavía se aparque en el perímetro o en batería cuando hace tiempo que está prohibido. También que no se respeten entradas y salidas o sentido de circulación.

 

A pesar de ello, va a ser dificil evitar la presencia numerosa de vehículos de todos los tamaños y pesos: la nueva norma introduce el límite de masa que, con excepciones, será de 10 toneladas e intentará paliar el destrozo que causa en el adoquinado el paso constante de vehículos de mayor peso. Controlarlo será importante y la labor de la Policía Local y de los propios profesionales va a ser fundamental.

 

En las calles más céntricas el problema es y va a ser el tiempo para los repartos. La negociación ha habilitado algo más de margen, media hora más bien recibida por los profesionales que tendrán hasta las 10.30 horas para terminar la ronda, algo que no será fácil. Y es que todavía es fácil ver muchos vehículos de reparto en las calles peatonales más allá de la hora límite marcada. La media hora extra concedida supone que no hay ya excusa para que esto ocurra.

Noticias relacionadas