El problema catalán... hasta en la sopa