El presidente del Comité Olímpico Español tilda de "una decisión muy dura" los Juegos sin público
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

El presidente del Comité Olímpico Español tilda de "una decisión muy dura" los Juegos sin público

Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español.

Alejandro Blanco entiende que se trata de una medida para "preservar la salud"

El presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, ha reconocido que disputar los Juegos Olímpicos de Tokio a puerta cerrada es "una decisión muy dura" que quiere "entender" como una medida para "preservar la salud" durante la competición en Japón, que comenzará el próximo 23 de julio.

 

"Todo el mundo sabe lo que pienso. El espectáculo son los deportistas, los espectadores, los medios de comunicación y toda la sociedad. Lo que pasa es que tenemos que ser realistas, saber lo que son unos Juegos Olímpicos, que tienen deportistas y representantes de 206 países, y que si no hay un control exhaustivo podemos tener no solo el mayor foco de infección en Tokio, sino también luego a la salida", apuntó Blanco ante la prensa en el Consejo Superior de Deportes.

 

"Se ha tomado una decisión muy dura, pero intento entender que la han tomado en base a preservar la salud", añadió el mandatario, avisando de que la cancelación olímpica y un periodo de ocho años sin Juegos habría sido "una auténtica tragedia para los deportistas" y una noticia "terrible".

 

"Para las federaciones nacionales también sería un palo muy grande no solo por los Juegos, sino porque eso conlleva que anulen otros muchos torneos como campeonatos de Europa, del mundo. Sería una paralización del deporte. Gracias a Dios hay que dimensionar bien el que se organicen los Juegos porque es el mayor acontecimiento que puede organizar un país. Que seamos capaces de organizar unos Juegos después de la pandemia, dentro de la dureza y la dificultad, es un gran éxito", reclamó.

 

La semana pasada, el Comité Olímpico Internacional confirmó que los Juegos de Tokio se celebrarán sin espectadores en las gradas, ni siquiera de origen local, debido al recrudecimiento de la pandemia en Japón. Esta medida llega después de que el Gobierno nipón acordara recuperar el estado de emergencia para Tokio, que ha entrado en vigor este mismo lunes y se mantendrá hasta el 22 de agosto.