El presidente de la Cámara de Salamanca tendrá que dejar el cargo o renunciar a Aesco

Benjamín Crespo tendrá que elegir entre presidir la Cámara o la patronal del comercio: la nueva ley de cámaras le impide compatibilizar ambos cargos. La normativa también declara incompatible que los altos cargos camerales lo sean también en organizaciones empresariales.

La nueva ley regional de Cámaras va a dejar sin 'premio' a varios mandatarios empresariales que llevaban tiempo ansiando el sillón de la plaza de Sexmeros. De hecho, los principales impulsores de la patronal paralela auspiciada por el alcalde, los presidente de la patronal de comercio y la de hostelería, no podrán serlo nunca de la Cámara salmantina. Como tampoco podrán aspirar a un alto cargo en la institución cameral aquellos que ya lo sean en patronales sectoriales.

 

Así ha quedado establecido en el anteproyecto de la ley de Cámaras, presentado este jueves por la Junta de Castilla y León y que, como ya informó TRIBUNA hace semanas, vacía de contenido y poder a las cámaras locales en favor de una Cámara de Comercio de Castilla y León, una nueva creación que centralizará decisiones, representatividad y poder de decisión. La nueva cámara regional asumirá casi todas las funciones de las 14 locales, que seguirán existiendo, pero cuya acción estará coordinada por la autonómica.

 

Entre los preceptos conocidos, la nueva normativa autonómica determina la incompatibilidad de los altos cargos de las cámaras –presidentes, directores gerentes y secretarios generales– con cargos representativos de función análoga en las asociaciones, federaciones y confederaciones de carácter empresarial, tanto nacional como autonómico, provincial o local. Eso significa que el actual presidente de la Cámara de Comercio de Salamanca, Benjamín Crespo, tendrá que elegir entre dirigir la institución o seguir al frente de la patronal del comercio, de la que también es presidente.

 

No está claro si la aprobación de la nueva ley comporte la celebración de nuevas elecciones, pero en ese caso tampoco podría ser presidente otro de los candidatos. La otra 'pata' de la operación para ganar el control de la Cámara salmantina, Alain Saldaña, también incurriría en incompatibilidad. El presidente de la patronal de hostelería tampoco podría ser presidente, salvo que deje sus actuales obligaciones.

 

Y lo mismo reza para las aspiraciones y movimientos por hacerse con los puestos directivos remunerados de la Cámara. A día de hoy, la institución salmantina no tiene secretario activo porque el titular está de baja y la secretaria accidental duró sólo una sesión de pleno. Si en un futuro lo sustituye, los aspirantes deben saber que no pueden acumular este cargo a otros similares en asociaciones empresariales.

Noticias relacionadas