El precio del girasol se hunde pese a la buena producción del año

Campo de girasol en la provincia de Ávila

La provincia salmantina ha destinado esta última campaña 16.115 hectáreas (14.680 has la anterior) y, en cuanto a producción, se estima en 14.133 toneladas (12.412 del cultivo de 2016/2017).

 

Avanza a buen ritmo la cosecha de girasol en Castilla y León, con unas producciones en general buenas y muy por encima del año pasado, extremadamente seco. Sin embargo, los desequilibrios en el mercado por culpa de una importación masiva de pipa desde Europa del Este, de Ucrania principalmente, presionan a la baja los precios, que apenas cubren los costes de producción.

 

Eso explica que era principal comunidad autónoma productora, Andalucía, haya elegido este 2018 otras alternativas, reduciendo de forma importante la superficie de girasol, lo que aúpa por primera vez a Castilla y León, hasta ahora segunda productora, al primer puesto por superficie y producción.

 

Para ASAJA, “los cultivadores de la comunidad autónoma se están resistiendo a abandonar el girasol por las escasas posibilidades de cultivos que existen en la meseta, y también porque el girasol es una buena alternativa agronómicamente, puesto que las labores se realizan cuando el cereal ya está cosechado, y porque por sus características contribuye a un buen estado de las parcelas”. Sin embargo, las reiteradas pérdidas que soportan los agricultores hace temer una reducción progresiva de la superficie, “porque los precios que se pagan no lo hacen rentable y apenas cubren los gastos de producción, incluso sumando la ayuda por hectárea que recibe como oleaginosa”, apunta la OPA.

 

Los desajustes del mercado están causados principalmente por la entrada masiva, bien como pipa o directamente como aceite, de girasol procedente de los países ribereños del Mar Negro. Años atrás estas importaciones se derivaban en buena parte a la producción de biodiésel, que hoy por hoy está en declive, con lo cual el destino principal del aceite es el consumo humano. En este sentido, ASAJA pide que “se identifique claramente la procedencia del aceite de girasol para que el consumidor sepa que es español, porque en otros países no existen los mismos controles ni exigencias medioambientales que cumplimos aquí”.

 

Producciones

 

Este año 2018 se han sembrado en Castilla y León 281.208 hectáreas de girasol, que son 15.103 más que las del año 2017 y que representa un incremento del 5,7 por ciento. Nuestra región tiene el 38,3 por ciento de la superficie nacional de girasol, siendo la comunidad autónoma que más siembra, por delante de Andalucía y Castilla La Mancha. La distribución provincial es la siguiente:

 

Ávila

Burgos

León

Palencia

Salamanca

Segovia

Soria

Valladolid

Zamora

5.960

65.079

9.404

38.571

16.115

29.605

44.767

45.370

26.337

 

La mayor parte del girasol se siembra en secano, apenas un 11,5 por ciento se cultiva en regadío. Por ello, la llave de la producción en Castilla y León está en las lluvias de primavera y verano, como ha ocurrido este año excepcional, que han permitido elevar las producciones sobre la media.

 

En cuanto a la producción, según los últimos datos facilitados por la Junta de Castilla y León, de julio de 2018, se espera alcanzar las 376.565 toneladas, lo que supone un incremento del 34 por ciento respecto a la cantidad cosechada el año anterior, con unos rendimientos medios de 1.340 kilos por hectárea. Castilla y León, normalmente, aporta entre el 31 y el 33 por ciento de la producción de girasol nacional, siendo la segunda comunidad autónoma productora, por detrás de Andalucía, aunque este año, si las previsiones se confirman, vamos a ser la primera, con una mayor participación en el total. La producción esperada en cada provincia es la que sigue:

 

Ávila

Burgos

León

Palencia

Salamanca

Segovia

Soria

Valladolid

Zamora

5.383

98.827

13.914

66.144

14.133

24.703

48.443

72.163

32.855

 

Precios que no acompañan

 

Sin embargo, el precio no está acompañando a los incrementos de superficie y producción. En los últimos 3 años el precio medio en Castilla y León ha bajado un 12,5%:

 

2015

360,7 €/t

2016

339,1 €/t

2017

315,6 €/t

 

En las lonjas de la Comunidad Autónoma, en 2018 todavía no ha comenzado a cotizar el girasol, pero en la lonja de Sevilla (donde los precios suelen ser más altos que en Castilla y León) las últimas cotizaciones son 312-315 €/t para el girasol convencional. Otro problema añadido para la Comunidad Autónoma es el escaso peso de nuestra industria extractora, que se agrupa principalmente en el sur de España.