El PP resiste el fuerte ascenso del PSOE en Salamanca pero el próximo alcalde lo decidirá Ciudadanos
Cyl dots mini

El PP resiste el fuerte ascenso del PSOE en Salamanca pero el próximo alcalde lo decidirá Ciudadanos

José Luis Mateos en la sede del PSOE (Foto: Arai Santana)
Ver album

Los populares firman su peor resultado en la ciudad desde 1991 y se quedan en 11 concejales, solo uno por encima del PSOE, único partido que gana votos y tres concejales. La alcaldía, a expensas de pactos.

El PP ha logrado resistir el empuje del PSOE en Salamanca, pero a duras penas y por un puñado de votos. Un solo concejal va a separar a populares y socialistas en el nuevo Ayuntamiento de Salamanca que tiene la elección del alcalde todavía en el aire. Ni García Carbayo ni Mateos logran mayoría, el primero se deja unos 2.000 votos con respecto a las últimas municipales y el segundo protagoniza un gran resurgir, pero ambos dependerán de lo que quiera hacer Ciudadanos que ha aferrado sus cuatro concejales.

 

El PP ha logrado en las elecciones municipales en Salamanca su peor resultado en la provincia desde que usa estas siglas, con 2.000 votos menos que en 2015 y la mitad de su tope: los 26.781 votos logrados están lejos de los 51.000 de 1995 o los 40.000 de la primera legislatura de Mañueco. Se queda en su mínimo de votos y también de concejales, con solo once. Nunca había estado tan bajo. Y apenas se recuperó de los datos de las últimas generales. Pero de momento ha bastado para contener a un PSOE en franco ascenso (7.500 votos más, tres concejales más) que se ha quedado al borde del empate técnico.

 

Poco más de 1.700 votos han separado a José Luis Mateos de reeditar la victoria de los socialistas en las generales, pero el aspirante socialista logra el mejor resultado de un candidato del PSOE a la alcaldía desde hace más de una década: los 25.052 de este domingo son la primera mejoría desde 2001. Es casi un empate técnico porque el reparto de concejales otorga 11 al PP y 10 al PSOE, y la diferencia de votos es muy exigua.

 

La próxima alcaldía queda a expensas de los pactos, y Ciudadanos cobra protagonismo total. La candidatura liderada por Ana Suárez conserva los 4 concejales con los que entraron hace cuatro años que van a ser tan decisivos como entonces. El partido 'naranja' tiene en su mano la próxima alcaldía y con cualquiera de las dos alternativas sumaría una mayoría suficiente para llevar adelante la legislatura. A la decisión llega sólido, sin poder mejorar sus cuatro concejales, pero sí en votos: 11.398 por los 10.051 de hace cuatro años.

 

El cuarto partido en discordia sería Unidas Podemos tras unirse a Ganemos Salamanca. Logra dos concejales, la mitad de los que recibió de la agrupación de electores, posiblemente presa del traslado de votantes hacia el PSOE, aunque tendrá que analizar si la exitosa aventura de Ganemos salió beneficiada o perjudicada de la fusión con Podemos. La diferencia es palmaria: casi la mitad de votos (de 9.990 a 5.956) y solo dos concejales que reducen su influencia.

 

Por último, Vox no ha logrado entrar y es, probablemente, la mayor decepción de las elecciones municipales en Salamanca. Hace un mes 10.000 salmantinos votaron Vox en el municipio para apoyar a sus candidatos en el Congreso: hoy, solo 3.386 han votado a una candidata que casi no se ha dado a conocer.