El PP quiere el control de la mesa de contratación de la que salen los grupos de la oposición

El teniente de alcalde Carlos García Carbayo.

El PP plantea reservarse la presidencia de la nueva mesa de contratación, reducida a tres miembros, y no dar representación al resto de grupos.

El grupo municipal del PP pretende quedarse solo en la mesa de contratación, uno de los órganos decisivos a la hora de decidir dónde van los contratos del Ayuntamiento de Salamanca. Esta es la intención de los 'populares' que han puesto sobre la mesa una propusta de composición para este órgano, que cambia con la llegada de la nueva ley de contratos públicos. Sin embargo, es probable que esta pretensión choque con la postura de los grupos de la oposición, de los que Ganemos ya ha manifestado que se opone.

 

La mesa de contratación es la que hace la propuesta final de adjudicación de contratos municipales, para que luego sea refrendada bien por el pleno, bien por el alcalde. Con la nueva ley de contratos de la administración, la composición de la mesa ha cambiado. La decisión es que sea un órgano totalmente técnico. De hecho, en la administración central y las administraciones regionales se ha eliminado la presencia de representantes políticos, pero para los ayuntamientos se permite esta posibilidad.

 

La propuesta del PP del Ayuntamiento de Salamanca es reducir la mesa a tres miembros y que esté presidida por el concejal del área, Carlos García Carbayo. La completarían dos altos funcionarios municipales, interventor y secretario general. Esto dejaría al PP como único partido con presencia en esta mesa de contratación, donde ahora están todos los grupos de la corporación.

 

El grupo Ganemos ha planteado reducir la mesa a tres miembros, pero sin representantes políticos. La otra opción es una mesa de 15 miembros que respete la proporcionalidad del pleno, algo que complicaría su funcionamiento. La nueva ley permite la presencia de políticos en las mesas municipales de contratación, pero también permite que no los haya.