El PP pide cerrar la comisión municipal de investigación y evitar otra declaración de Fernández Mañueco

Fernando Rodríguez, en la rueda de prensa en la que ha explicado el archivo de la querella sobre las guarderías.

Fernando Rodríguez cree que es "insostenible" que siga adelante y pone como pretexto el archivo de una querella presentada por un grupo que no tiene representación en la corporación.

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Salamanca, Fernando Rodríguez, ha anunciado que pedirán el cierre de la comisión especial de investigación abierta en el seno de la corporación para analizar el escándalo de las guarderías. Una comisión que no ha llegado a funcionar durante los nueve meses que han pasado desde que se aprobó su creación y que el equipo de Gobierno ha dificultado en todo momento.

 

Rodríguez ha asegurado que es la oposición la que ha bloqueado esta comisión, pero olvida de que el PP se empeñó en adjudicarse la presidencia del órgano para que el 'mano derecha' de Mañueco, Carlos García Carbayo, presidiera la comisión que tenía que pedir explicaciones al alcalde; esto cosechó la negativa de los grupos de la oposición a una decisión tomada por decreto por el propio alcalde. El portavoz 'popular' asegura que son los únicos que han propuesto un programa de trabajo, que incluía hacer declarar al alcalde y al propio Igancio González, principal implicado en la trama Lezo, pero oculta que no se ha producido ninguna comparecencia y que hace más de dos meses que no hay reuniones de la comisión, probablemente, a la espera del auto que archiva la querella. De hecho, si consigue cerrar la comisión, habrá logrado que Mañueco se evite una nueva declaración sobre el asunto.

 

El archivo de la querella presentada por Podemos, un grupo que no tiene representación en la corporación municipal, es suficiente motivo según Rodríguez para dar carpetazo a la comisión de investigación municipal, cuando ni siquiera ha llegado a funcionar. "Es insostenible que se mantenga abierta esta comisión", ha dicho. De hecho, ha exigido a los grupos que la impulsaron, Ciudadanos y PSOE, que igual que llevaron adelante su creación, sean diligentes para su cierre.

 

 

Una comisión que no ha llegado a caminar

El 8 de julio de 2017el pleno del Ayuntamiento de Salamanca aprobaba la puesta en marcha de una comisión especial de investigación sobre la adjudicación de las guarderías municipales. El PP tenía que ceder a la pretensión de Ciudadanos de investigar este asunto, una vez se conocieron las múltiples irregularidades, como el interés de la empresa vinculada a Ignacio González, la visita de su mujer a los centros infantiles en un claro trato de favor... La otra opción era un pleno extraordinario y especial que proponía Ganemos, así que el alcalde optaba por la única alternativa que podía controlar: la comisión.

 

Sobre el papel, en la comisión se tiene que revisar la documentación relativa al proceso de contratación de las guarderías, y será difícil encontrar nada relativo a la 'operación Lezo' por un sencillo motivo: ni Ignacio González ni su socia han osado presentarse a la puja... porque están en la cárcel e investigados. Eso sí, al menos puede que se sepa algo sobre si los pliegos de condiciones se vieron influenciados por el interés del expresidente de Madrid en este contrato de Salamanca. Es una situación muy favorable, pero no parece suficiente para tranquilizar al equipo de Gobierno que, desde entonces, se ha dedicado a entorpecerla.

 

La clave ha sido la cuestión de la presidencia. El PP se ha empeñado en presidir la comisión que investiga sus propias decisiones con respecto al contrato de guarderías, algo a lo que la oposición en pleno se ha opuesto por motivos obvios. No obstante, el alcalde usó sus atribuciones para imponer a su 'mano derecha', Carlos García Carbayo, como presidente. PSOE, Cs y Ganemos se negaron a aceptarlo y se levantaron de la mesa en pleno los tres grupos, lo que 'entretuvo' la comisión todo el verano. 

 

Sin embargo, ni siquiera cuando la oposición ha aceptado a regañadientes esta presidencia impuesta ha servido para desbloquear la comisión. El 1 de septiembre Mañueco convocaba el órgano sin contar con nadie y sin aceptar el cambio de presidente. El 5 de septiembre se reúne la comisión y el PP propone un calendario de comparecencias muy sorprendente que incluye sacar de la cárcel a Ignacio González para que declare, además de las sesiones con el propio alcalde y concejales.

 

 

El PP aferra la presidencia

 

El PP mantiene su posición de controlar la comisión con la presidencia, algo que le ha resultado muy útil. Su negativa a dejar el control a la oposición retrasa hasta el 23 de enero de 2018 la aprobación de las comparecencias, con Ignacio González, su socia de 'Mis Pollitos' o el alcalde en la lista. La oposición sigue disconforme, pero opta por aceptar el programa de comparecencias. Sin embargo, el equipo de Gobierno vuelve a disponer la paralización de la comisión, de la que no se ha vuelto a tener noticias desde entonces.

 

En total, más de nueve meses desde que se aprueba su creación en el pleno, siete desde que se constituye y dos meses con programa de comparecencias que no han servido para que se mueva ni un solo papel sobre una cuestión en la que, a pesar de tdoo, el PP insiste en buscar toda la transparencia.