El PP no reacciona y Mañueco ve alejarse un poco más la posibilidad de gobernar la Junta

Alfonso Fernández Mañueco.

Una nueva encuesta confirma el declive del candidato 'popular' que no remonta las previsiones. Los castellanos ya prefieren otras alternativas en el gobierno: la favorita, la suma de PSOE y Ciudadanos.

Este jueves ha sido un día para olvidar en el PP de Castilla y León, y especialmente para Mañueco. En pocas horas ha conocido la dimisión de un auténtico baluarte del partido, Silvia Clemente, que se va con cajas destempladas y sin ahorrar críticas al presidente y candidato; también ha sabido el político salmantino que el Supremo ha anulado un millonario contrato que firmó cuando era alcalde de Salamanca y en el que se le afea haber favorecido a una empresa. Y el remate ha sido la última encuesta electoral conocida, que dibuja al PP de Mañueco sin reacción, en declive y lejos de los resultados que le asegurarían el gobierno.

 

La encuesta en cuestión es la elaborada por Sigma Dos para la Agencia Ical y cuyos resultados pintan el siguiente panorama. El PP ganaría las elecciones pero bajaría sensiblemente el número de escasos hasta la horquilla de los 31-35; el PSOE sube (26-28) pero no logra capitalizar la caída en picado de Podemos (3); Ciudadanos multiplica por dos su presencia y pasaría a tener 10-13;  y se confirma la irrupción de Vox con nada menos que  6 procuradores.

 

De este modo, el PP bajaría sensiblemente, de los 42 que tiene ahora a esos 31-35; se quedaría lejos del número necesario para tener mayoría absoluta, que fue de 43 hace cuatro años, pero que ahora será de 41 por la pérdida de población y, por ende, de procuradores elegidos. Con esa treintena de escaños cambian mucho las sumas electorales. Sobre el papel, su 'socio' preferente es Cs y la suma de escaños le da el gobierno, pero cada vez de manera más ajustada.

 

 

Tercera encuesta 'a la baja'

 

La encuesta de la Agencia Ical confirma que la bajada del PP es tendencia y que Fernández Mañueco no logra remontar el vuelo. Son los mismos términos de la última oleada del CIS y que venía a ratificar el panorama que dibujaba hace unos días una encuesta de Metroscopia extrapolada por ElectoManía, en la que el PP de Fernández Mañueco se enfrentaba a un panorama similar: perdía la mitad de diputados y empataba con los socialistas.

 

Según los datos del citado estudio del CIS, el PSOE habría superado al PP en Castilla y León y sería la opción política mayoritaria en la Comunidad en el caso de que hoy hubiera unas elecciones generales. en voto directo el PSOE conseguiría un 22,1% de los votos, superando al PP que se quedaría con un 20,3; la tercera fuerza sería Cs con un 14,5%; Unidos Podemos lograría un 8,1%. La gran novedad es Vox, que entraría con un 4,1%. Según la encuesta de Ical, el PP seguiría por delante, pero con el PSOE a menos de cinco puntos.

 

 

PSOE y Cs ya suman

 

Por primera vez, según la encuesta de Ical, otra de las sumas posibles, la de PSOE  y Cs, da para lograr el gobierno. En el escenario de máximos de socialistas y 'naranjas', tendrían los 41 escaños. Los socialistas mejoran los resultados de hace cuatro años, pero con una subida moderada. La encuesta también confirma el subidón de Ciudadanos, que pasa de 6 a 10-13 y se confirma como imprescindible para gobernar. Por último, se refrenda la irrupción de Vox con, al menos, 6 procuradores regionales. La 'fiesta' la paga Podemos, que se desfonda y pasa de 10 a 3 procuradores.

 

Además, el PP ha dejado de estar en la ecuación preferida para gobernar y los castellanos y castellanas empiezan a ver con buenos ojos otras opciones. Con la fragmentación política más que confirmada, habrá que pactar para gobernar, y ahí la coalición de PSOE y Ciudadanos es ya la preferida por los electores para gobernar la Junta de Castilla y León si, como parece, en las elecciones del 26 de mayo ningún partido alcanza la mayoría absoluta. Un 23,3 por ciento de los consultados apuesta por la alianza PSOE+Cs frente a un 22,4 por ciento que prefería que se forjara un pacto entre el Partido Popular y la formación ‘naranja’.

 

De entre las pocas noticias positivas, Fernández Mañueco logra ser el político más valorado, pero no pasa del '5', como ninguno de sus contendientes. Pero ni en esto la alegría es completa: el socialista Luis Tudanca es el candidato más conocido por los votantes.